María Elena Nuñez estaba internada en Terapia Intensiva, conectada a un respirador, y murió el miércoles. Sus familiares denunciaron que pudo haber muerto debido al corte de luz que tuvo lugar en el hospital, durante el incendio.

“Mi tía tenía un neumotórax que estaba siendo controlado, Le estaba yendo bien, nos dijeron que le iban a bajar los parámetros del respirador para sacarlo”, dijo Maximiliano sobrino de Nuñez, por Radio Provincia Ushuaia.

Y agregó: “Me llama Tobal, el jefe de Terapia Intensiva y me dice que mi tía falleció una hora antes, que estuvieron tratando de hacerle reanimación durante una hora. Nos piden que nos acerquemos con el DNI al hospital, yo no sabía que estaba ocurriendo un incendio”.

“Estuvimos esperando hasta que se pudiera liberar un poco, cuando nos dejan pasar hablamos con el director, que nos dice que el estado de mi tía era crítico, que cada día su estado iba empeorando, pero no tiene nada que ver con el incendio. Le digo que eso es mentira, porque me pasaban el parte médico y decía otra cosa. Me dice que él no sabía eso. Se contradicen el director y el jefe de terapia”.

“Cuando le digo al director que eso era mentira, me mandan hablar con Tobal, el medico de terapia que me llamó para decirme que mi tía había muerto. Me dice que ella ya tenía la sangre muy acida, y le digo que no era lo que me dijo esa mañana. Me había dicho que estuvieron una hora para reanimarla y después me dijo que había estado 15 minutos”.

“Le pregunto a la gente que trabaja en el hospital y me dijeron que tuvieron que cortar la luz por seguridad. Empezamos a creer que hubo negligencia. Yo trabajé en el hospital y todo está sectorizado, puede haber sido que a mi tía le hayan desconectado el respirador”.

“En el acta de defunción dice 18hs y el incendio comenzó a las 17.50, eso se va a peritar, la policía nos dijo que el incendio comenzó a las 17.30”.

“El director nos pregunta si ella todavía tenía Covid o estaba por las secuelas, yo le había preguntado al médico y me había dicho que la tenían que mandar a Rio Grande para cremar, le dije que no, pero le hicieron un test esa noche”.

“Ahora mandaron el cuerpo de mi tía a Río Grande para la autopsia. Pero con todas las contradicciones da que mi tía falleció en pleno incendio. La bronca nuestra es que todos los medios decían que no tuvieron que lamentar víctimas”, concluyó el hombre.