Por Silvana Minue-Hace unos días se conoció la información de que el Gobierno Nacional avanzó con un acuerdo de precios para el sector turístico durante la temporada de verano, tras la firma de un acta compromiso entre el presidente Alberto Fernández con representantes del sector.

Acompañado por Matías Lammens, ministro de Turismo y Deportes, Alberto Fernández fue el encargado de rubricar el documento junto a distintas autoridades de las cámaras de turismo, gastronomía y hotelería. Alcanza a los precios de los servicios turísticos contemplados en la Ley 25.997, y define que el Ministerio de Turismo y Deportes será el encargado de supervisar el cumplimiento de los rangos tarifarios a través de relevamientos semanales durante toda la temporada, en las distintas localidades turísticas del país.

Establece, además, la realización de reuniones mensuales para evaluar la continuidad y perfeccionamiento del compromiso, y estipula la difusión de los términos y condiciones acordados.

En este marco, se le consultó al presidente de la Cámara De Turismo de Ushuaia, Ángel Brisighelli, sobre los alcances del convenio. No se trata de un precio acordados o cuidados como comúnmente se suelen denominar estos acuerdos, sino que “es simplemente un compromiso del sector privado del turismo en no abusar con las tarifas, es más bien, una expresión de deseo o de compromiso con el estado, como reconocimiento al esfuerzo que ha hecho el estado al programa Pre Viaje”.

Ante la consulta de cómo se procede a regular los precios en los servicios turísticos, el funcionario aseveró que los precios del turismo “no se regulan, lo maneja la oferta y la demanda. Es decir, si se desea buscar alojamiento en un lugar con alta demanda en las costas atlánticas habrá tarifas altas que si se adquiera cuatro meses antes. Si la demanda es alta, suben, siempre se manejó así”.

En declaraciones a FM MASTER`S, Brisighelli sostuvo que “es muy difícil saber la tarifa por ejemplo en Buenos Aires los hoteles de cinco estrellas se encuentran grupos de diferentes desde los básicos hasta los alto gamma, por lo tanto, es imposible pensar en una posibilidad de definir una tarifa sin generar un montón de problemas colaterales que aparezcan en ese congelamiento. Lo mismo para las excursiones, cuál sería el criterio para una de tiempo completo con almuerzo con una que dura hasta el mediodía”.

En cuanto a los precios de los pasajes de avión, “tenemos que tener presente que no tenemos un aumento de tarifa desde el mes de septiembre. Lo que pasa es hay un problema de oferta, en Argentina están operando 45 aviones en vuelos comerciales menos del 2019, entre los aviones de Lan que se fueron y las reducciones de flota de jet Smart y Flybondi, entonces la capacidad de transporte es muy baja, y obviamente la demanda es importante y no hay lugares. Si se ingresa al sistema y si busca un pasaje hacia Ushuaia para la semana que viene, te cobraran 50 mil pesos, si se saca con anticipación, se consigue por 24 o 25 mil pesos idas y tarifas”.

“Aparecen programas como pre viaje, pero en el caso de Ushuaia como ciudad autodependiente el problema es que no se puede concretar el viaje porque no hay disponibilidad de lugares en los vuelos. Y la decisión de bandas de precios es una mala noticia porque termina siendo una regulación de los precios mínimos donde va en contra de la competencia de tarifas entre Aerolíneas y las otras líneas y a la larga termina reflejando en los costos que tiene volar”, explicó.

Por lo cual recomendó que “viajar requiere planificación, cuando uno viaja sin eso siempre termina pagando caro, si uno lo planifica con un año o seis meses puede elegir fechas y mejores valores”.