Por Fabiana Morúa. Hoy es el día tan esperado, hoy es el cumpleaños de primera escuela de nuestra querida ciudad de Río Grande. 22 de octubre del 2020, en medio de una pandemia que nos atormenta, nos preocupa y también nos amoldamos a vivir ante con este virus; cumple 98 años la Escuela n°2 “Dr. Benjamín Zorrilla”.

Con este motivo tan especial e importante, Tiempo Fueguino conversó con una ex directora de la escuela primaria de la ciudad. Se trata de Delia del Carmen Visconti, quien tiene 57 años: “Nací en un pueblo del interior de Córdoba. Allá me recibí de Profesora para la Enseñanza Primaria con Orientación en Escuela Rural y posteriormente, me gradué como Técnica Superior en Cooperativismo y Mutualismo Escolar, para ello hacía 6 años que trabajaba en un estudio contable”; nos relató.

Fue consultada por su decisión de ser maestra: “Al terminar mis estudios secundarios, estudiar para maestra era la única alternativa posible desde el punto de vista económico. Yo deseaba estudiar Kinesiología o Psicología, pero esas carreras estaban en Córdoba y no eran accesible a mi familia. Trabajaba 8 horas en oficina y luego viajaba 80 kilómetros todos los días para cursar Magisterio. Así me recibí, después de mucho sacrificio, pero orgullosa de lo logrado”; detalló.

Nos comentó que, “poco tiempo después, en un viaje por trabajo, conocí a un joven fueguino: Roberto Berbel. Nuestro noviazgo fue muy breve y casi podría decirse ‘por correo’, transcurrido un año nos casamos y así es como vine a vivir a Río Grande; donde nacieron nuestros 3 hijos”.

“Llegué a esta hermosa ciudad el 2 de enero de 1987, entré al Sistema Educativo en agosto de ese año. Era costoso conseguir una suplencia, pero fui a la Escuela 10, turno tarde, 6° grado. Allí abrieron mi legajo y estaba feliz”; expresó y confesó que “me di cuenta que enseñar era lo que deseaba hacer. Fueron 8 años como suplente, pasé por varias escuelas: La escuela 4, la 14, la 19, la 20, la 26, la 21 y mi amada Escuela 2. Ahí ingresé en 1990, titularicé en 1995 y me jubilé en 2016”; profundizó brevemente Visconti.

Agregó: “Fueron 26 años de transitar por la escuela, como maestra de grado, coordinadora del proyecto de ciclos, auxiliar de grado, maestra acompañante, auxiliar de Secretaria, Secretaria, Vicedirectora y Directora. Fueron muchísimas experiencias diferentes, algunas fáciles algunas más complicadas”.

Sobre los significativo que le dejó el proceso de enseñanza-aprendizaje; Visconti indicó que “es la maravillosa sensación de placer que se siente al ver la cara de un niño que aprende, que entendió tu enseñanza, esa ida y vuelta entre alumno y docente. Lo mismo que cuando trabajas con una colega dispuesta a ayudar y a aprender del otro. Ahí florece realmente mi pasión por enseñar y compartir saberes”.

Sin embargo; “mi mayor aprendizaje como Profesional de la Educación lo recibí al trabajar en el Colegio “Ernesto Guevara” como Tutora, con adolescentes que requerían, no sólo enseñanza, sino que necesitaban contención y atención. Fue fantástico estar con ese equipo de colegas; humanos especiales todos”; explicó.

Asimismo, se le preguntó por el crecimiento o transformaciones dentro de las aulas en los últimos años: “Considero que los cambios y transformaciones son necesarios; deben darse, no sólo en el aula, también en los docentes, en el sistema educativo. Nada es como antes, todo cambió; la sociedad, los grupos familiares, los niños, las relaciones entre las personas, la tecnología”.

“No digo que es mejor o peor, sino que todo es diferente y por ello la necesidad de cambio y de nuevos aprendizajes es indispensable para poder sostener al niño como a la escuela de hoy y la realidad actual. Ni hablar de este año 2020 y la pandemia que venimos sufriendo”; manifestó.

También se reflexionó acerca de sí ha aprendido de los y las estudiantes: “Por supuesto que sí. Siempre se aprende. Tal vez le enseñas a un alumno como resolver una situación, pero él lo piensa y/o resuelve diferente; cada alumno puede pensarlo distinto. Te enseñan que un conflicto se puede resolver, tal vez, pidiendo disculpas. Aprendes que un simple dibujo en un papel puede ser el regalo más hermoso”.

Sobre su rol en una escuela emblemática: “Ser Directora de la Escuela N° 2 me hizo sentir muy orgullosa, disfruté de transmitir sus orígenes, su historia, contar que mis hijos eran alumnos de la Escuela, así como lo fue su papá, sus tías y su abuela que luego ejerció como docente”.

“En esta Escuela deposité siempre toda mi energía y pasión por enseñar, muchas horas de vida dedicadas a ella y sin dudar lo volvería a hacer”; confesó Visconti.

Al mismo tiempo, destacó que “ser Directora no es una tarea sencilla, muchas veces estás sola para tomar decisiones rápidas o resolver un conflicto urgente. En mi caso, siempre tuve acompañamiento de mis Superiores, dispuestos a orientarme y apoyar mi trabajo, como también de mis compañeros docentes y no docentes”.

“Estando en el cargo de Dirección aprendí y reconfirmé lo importante que es tener una buena trayectoria en la función docente, siempre se lo decía a mis compañeros, porque permite un trabajo más armonioso, democrático y saludable con los colegas”; sostuvo. Además, afirmó que “te permite construir con el otro, hacer juntos, acordar, así el compromiso adquirido por la labor de cada uno es diferente, se disfruta cada momento compartido y las obligaciones no cuestan ser cumplidas si cada uno se responsabiliza de ellos”.

Cumplir 98 años no es poca cosa, sobre todo en una ciudad joven como es Río Grande. Por lo que fue consultada por el significado que tiene haber sido parte de la historia de la Institución: “Me llena de orgullo y satisfacción por la labor cumplida en mi querida Escuela n°2. Pudimos conformar equipos de trabajo donde prevalecía siempre el respeto a la Escuela como la Institución que representábamos. La palabra siempre fue el nexo que permitió tender puentes para ‘hacer’ por nuestra querida Escuela N° 2”.

Finalmente, sostuvo que “ante esta situación de salud, los edificios escolares están cerrados, los alumnos no concurren a clase, todo cambio: El modo de aprender, los medios utilizados y mucho más. Lo que no cambió es la importancia de la escuela y lo que significa para los niños su paso por ella”.

“Nuestra querida Escuela N° 2 cumple 98 años de historias, experiencias, risas, llantos, travesuras, valores remarcados, miles de enseñanzas. Este año diferente, complicado y difícil, también será parte de su historia, lo cual no debe impedir cantar con viva voz el Feliz Cumpleaños querida Escuela”; concluyó la ex directora de la institución, Delia del Carmen Visconti.

Recuerdos de Delia