La Cámara de diputados fue el escenario de la pelea por las tarifas, en la que el oficialismo defendió el aumento brutal de los servicios. La oposición no logró los votos necesarios para discutir ninguno de los proyectos presentados por la oposición para frenar el ajuste.

Si bien la oposición logró el miércoles conseguir el quórum en la Cámara de Diputados y comenzar con la sesión especial para debatir el tarifazo impulsado por el Gobierno, Cambiemos votó contra las iniciativas tratadas (de un total de 29), para frenar el aumento desmedido de las tarifas.

Algunas de las iniciativas desestimadas fueron las del Frente Renovador y de Argentina Federal que proponían “tarifas razonables”, que contemplaba supeditar las subas a los aumentos salariales, y retrotraer las tarifas a noviembre de 2017.

Al respecto, la diputada del FR Graciela Camaño distinguió entre “tarifas” e “impuestos” en un clara crítica hacia el pedido formulado por el presidente Mauricio Macri a los gobernadores para que disminuyan los impuestos locales.

“Es la política la que tiene que resolver este tema grave que tenemos los argentinos con el tema del tarifario establecido”,reclamó Camaño, y denunció un conflicto de intereses del “Sr Shell”, en referencia al actual ministro de Energía, Juan José Aranguren.

Mientras que el diputado por Tierra del Fuego, Martí Pérez, señaló que en la provincia “la calefacción es una necesidad, no una opción”, y cuestionó “quiénes son los que ganan con esto, Camuzzi Gas del Sur se llevó 3500 millones de pesos de ganancias en 2017”.

Pérez también señaló que el Presidente “culpó a los hogares de consumir demasiada energía y les solicita a las provincias que hagan un esfuerzo en cuanto a la política tributaria”.

De la vereda de enfrente se ubicaron los oficialistas locales Gastón Roma y Héctor Stefani, quienes, siguiendo las órdenes de su bloque PRO, votaron en contra de las iniciativas presentadas por los diputados opositores que pretendían morigerar el tarifazo.

Entre esas iniciativas también estaba la prohibición de la suspensión de los servicios de luz y gas a las organizaciones sociales y entidades de bien público, como los comedores y los clubes sociales, que fue rechazada por el oficialismo. A lo que la diputada Victoria Donda, del Movimiento Libres del Sur, reclamó que “no les pueden cortar la luz a las cooperativas, al pequeño comerciante que no tiene cómo pagarlos. No pueden cortarles los servicios esenciales a los que están trabajando”, y enfatizó “Por favor, frenen esta locura”.

Así como el proyecto de Donda, el de Axel Kicillof corrió la misma suerte. El proyecto contemplaba extender la tarifa social a las cooperativas y a las fábricas recuperadas. Pero Cambiemos lo rechazó de lleno.

El miércoles al mediodía, el presidente Macri había llamado a la tropa con declaraciones públicas en las que manifestaba que “la energía cuesta generarla, transportarla, distribuirla y es lo que vale”, para terminar asegurando el resultado final del debate en diputados: “Lamentablemente, no hay otra salida”.