Este medio recorrió las instalaciones de TANDANOR, con la Ingeniera Alejandra Portatadino, quien dirige el proyecto de la embarcación Científica La Sanmartiniana,  que estará afectada a nuestra provincia en la Ciudad de Ushuaia para tareas de investigación, docencia y soberanía en nuestros mares del sur. El proyecto soberano educativo es llevado adelante por la Universidad Nacional de la Defensa, el astillero TANDANOR, la Fundación Interactiva para Promover la Cultura del Agua (FIPCA), y cuenta con el apoyo de la Municipalidad de Ushuaia.

La presidencia del Astillero es llevada adelante por el Ingeniero Miguel Tudino y la Vicepresidencia por el abogado Alberto Schprejer, quienes con mucho esfuerzo le están dando nuevamente la impronta productiva que tenía el Astillero en sus mejores momentos, recuperando mano de obra calificada y promoviendo la formación de nuevos técnicos e ingenieros.

Quinientas personas trabajan hoy en día para mantener el Astillero funcionando de manera autosostenible sin contar con ningún subsidio, se recuperaron 60 trabajadores técnicos calificados que fueron despedidos durante el Gobierno de Mauricio Macri, cuando se proyectaba el cierre del Astillero y así destinar los terrenos a edificios de lujo y marinas privadas.

“Cuando recuperamos el Astillero nos dedicamos a romper candados para abrir los talleres, recuperar herramientas y retomar al personal que habían  sido despedidos donde el destino de muchos trabajadores calificados era engrosar las filas de planes por desempleo”,  recuerda el abogado Antonio  Cerdera uno de sus directores. La recuperación que comenzó con el Ministro Ing. Agustín Rossi, hoy continúa con el actual Ministro de Defensa Lic. Jorge Taiana, quien está redoblando esfuerzos desde su cartera para que la industria nacional, junto a las universidades, tengan un rol protagónico en el desarrollo de nuevas tecnologías para el rearme de nuestras fuerzas armadas, teniendo asegurado así los repuestos y partes de cambio que se necesiten para los diferentes equipos aéreos, terrestres y marítimos.

“Nos queda profundizar el canal de la rampa de elevación de buques  del SyncroLift que hoy se encuentra embancada y dificulta el ingreso de buques de gran calado, donde ya estamos a la espera  prontamente de la autorización del dragado desde el Ministerio de Ambiente para que continúe  creciendo la Industria Naval, generando nuevos  procesos industriales productivos que son en definitiva los que harán crecer al país generando nuevos empleos con mano de obra calificada”, explicó Portatadino, que también expresaba que  limitar  la capacidad productiva de los astilleros argentinos es relegar el progreso y evitar la inclusión de nuevos trabajadores al sistema productivo de nuestra nación.

La ingeniera nos mostró el edificio de oficinas del Astillero Almirante Storni, hoy ocupado por dependencias  del Ministerio de Justicia, explicándonos la necesidad que tenía el astillero de recuperar ese edificio para la instalación de las oficinas, para nuevos proyectos de ingeniería navales y una escuela técnica de oficios: “Esperemos que la buena relación entre los ministerios pueda hacer posible recuperar este edificio tan necesario para la expansión tecnológica de nuestro astillero, recuperando la visión que implica el desarrollo tecnológico y la producción industrial, con la cual soñaron el Presidente Juan D. Perón, el Ingeniero militar General Manuel Savio y el Almirante Segundo Storni  quien planteaba  que nuestro país debía contar con bases navales, puertos de aguas profundas, flota de mar, flota mercante, flota pesquera y astilleros para la fabricación de buques”.

Aparte de las reparaciones de diferentes embarcaciones civiles y de guerra como las corbetas MEKO 140 que llegaron con visibles deterioros, tras años de falta de mantenimiento, se están construyendo remolcadores para la Armada, la embarcación científica  tipo swath para el Servicio de Hidrografía Naval, la Goleta del Bicentenario, se está reparando el Buque Oceanográfico Puerto Deseado, se construirá un nuevo Buque Polar y también obras metalmecánicas como los puentes viales para el ferrocarril Sarmiento y los vagones doble pisos, además de nuevos proyectos que están en las carpetas de Ingeniería.

Ushuaia también es beneficiada por TANDANOR, que tiene a su cargo la Construcción de la Base Logística Antártica de la Armada, que generará nuevos empleos para los ushuaienses, lo que demuestra la enorme y variada capacidad técnica que tienen los profesionales del Astillero. “Corbetas, submarinos, embarcaciones tácticas, podrán ser construidas nuevamente en nuestro país, con tecnología propia competitiva y de alta calidad en esta visita hemos visto como nuestro país cuenta con los conocimientos y las herramientas, sumadas las decisiones políticas como la ya implementada por el FONDEF (Fondo Nacional para la Defensa) mediante la Ley 27565 que está permitiendo la recuperación de nuestras capacidades industriales, de desarrollo nacional y defensivas”, concluyó Portatadino.