Si bien aún no se había oficializado la apertura de licitación para la búsqueda del submarino ARA San Juan, el Ministerio de Defensa decidió suspenderla y darle prioridad a la recompensa ofrecida.

Desde el Ministerio de Defensa adelantaron que resulta incompatible sostener una licitación y una recompensa al mismo tiempo.

Los familiares de los tripulantes del submarino recibieron “con malestar” la decisión que, según publicó el diario Clarín, fue comunicada por un integrante de la armada que les dijo que “si alguien gana la licitación puede terminar viniendo sólo a tirar una boya y se lleva 4 millones de dólares”.

Al parecer, el ministerio de Defensa ya había recibido al menos nueve propuestas de empresas privadas para continuar con la búsqueda del submarino ARA San Juan en el mar. Los presupuestos presentados eran de entre 3 y 5 millones de dólares.