Por Esteban Parovel.- Por medidas preventivas, el Gobierno sugirió el aplazamiento de la cita del rally de APPRU, que iba a poner en marcha las pruebas deportivas del deporte motor en TDF porque no estaban dadas las condiciones para el desarrollo de la competencia. Desde la organización reconocieron que intentarán el despliegue de la actividad en los próximos días.

La Asociación de Pilotos de Pista y Rally de Ushuaia (APPRU) debió aplazar las acciones de los derrapes luego de haberse reunido con autoridades del Gobierno provinciales, que indicaron que ante el caso positivo de coronavirus registrado el pasado jueves por noche y ante la espera de los resultados de los hisopados efectuados a los 28 ciudadanos de la capital, no estaban dadas las condiciones sanitarias para el despliegue de la actividad deportiva competitiva.

Los organizadores indicaron que el Gobierno esgrimió, además, que todos los recursos de la provincia estaban abocados a la situación particular que aqueja a la sociedad en este contexto actual,  en la tarea de control y asistencia a los agentes de la salud; por lo que la realización de la carrera deberá esperar, al menos, hasta que se disipen los casos sospechosos y que las autoridades gubernamentales, tanto provinciales como municipales, consideren que está el espacio competitivo garantizado.

Tras la revisión técnica de los objetados, que se dio, justamente, en la jornada del jueves, se habían completado todos los pasos previos administrativos con vistas al inicio de la cita automovilística, que, en competencia, hubiese signado el andar puntuable del automovilismo en todo el territorio nacional; ya que en varios puntos hubo pruebas libres de distintas especialidades pero ninguna atracción del calibre de las sensaciones de ir atravesando caminos en plena competición.

Por cronograma, los pilotos se presentaron en la planta potabilizadora a las 18:00 del día viernes con el entusiasmo y el deseo de comenzar a acelerar en la esperada vuelta a las carreras. La trepada al glaciar Martial era el trazado de apertura, no solo para el clasificatorio de engrillado sino también para el primer especial nocturno, que debía unir el tramo de la planta a la base de la montaña. Tras el arribo de los volantes, la comisión de APPRU reunió a los participantes y les brindó la novedad de la suspensión. Fue justamente Natalia Echazarreta, presidenta de la institución deportiva, la que tomó la palabra oficial y reconoció que intentarán reprogramar la contienda de rally para los próximos días tras divisarse los resultados de los testeos.

“El Gobierno nos informó que no podíamos correr por el caso positivo de coronavirus registrado en Ushuaia, y hasta tanto no controlen los posibles casos en el transcurso del fin de semana, no pueden administrar los recursos fuera de los destinados a la salud. De esta manera, no pueden brindarnos los recursos de asistencia a la carrera de Defensa Civil, Policía y Transporte”, aseguró la dirigente de la institución organizadora de la carrera, quien además aseveró que el Municipio de Ushuaia también daba un apoyo incondicional pero si no estaba la autoridad policial, el control de tránsito no tenía la facultad del respaldo de la carrera.

Al no contar con “autoridades de tránsito que puedan controlar y cortar las calles afectadas para la carrera, nosotros como Asociación no podemos hacerlo. Sólo le compete a las autoridades provinciales o municipales”, mencionó Echazarreta, quien además esclareció lo sucedido horas previas a la suspensión de la actividad en las que “se habían dado una serie de presentaciones de la cámara hotelera, pero no tenían asidero y nos encargamos de contestar y desarticular. Nos abocamos a la situación y les respondimos cada punto a las autoridades, tratando siempre de buscar alternativas”.

Desde la APPRU confirmaron que hasta hubo un intento de hacer un trayecto alternativo. No obstante, siempre la necesidad de cortar las arterias de competencia, o la autorización directa de vialidad para utilizar la Ruta J para la movilización de los vehículos en carrera hicieron desistir de la opción. Porque, en el último de los casos, y siempre prevaleciendo la intención de concretar la cita, la primera modificación que había surgido sobre el tapete fue alterar el clasificatorio y la etapa inicial de competencia, llevando todo al sector de la “Tata” Fique. “Al no contar con la autorización de Vialidad, tampoco íbamos a poder correr en la Ruta J porque no está la Policía; sin la Policía no hay carrera”, sentenció.

“Como asociación civil queremos acompañar y tenemos responsabilidad con la comunidad”, añadió la presidenta de la Comisión Normalizadora de APPRU, y les siolicitó comprensión también a los pilotos, y a la vez, un poco más de paciencia que ya se va a poder concretar la puesta en escena de la competición. “Para nosotros también es muy doloroso decir que hoy no vamos a subir el glaciar. El objetivo que tenemos como institución es buscar los medios para concretar esta carrera, si no es el próximo fin de semana será el siguiente; pero lo vamos a lograr”, cerró Natalia Echazarreta.

Es preciso destacar que los 21 binomios participantes, tras anoticiarse de la novedad de la suspensión, abordaron sus unidades y llevaron adelante una especie de trepada simbólica, en procesión, hasta la base del Martial; y luego procedieron a la desconcentración de la zona con el optimismo de siempre de alcanzar, en los próximos días, otra vez la adrenalina de acelerar sus autos con sensación de carrera tras el prolongado parate a causa de la pandemia de Covid-19.