El concejal de la UCR, Paulino Rossi, hizo referencia al resumen de cuenta de inversión que el Municipio de la ciudad presentó el último viernes, y sostuvo que Río Grande “goza de buena salud con respecto a las finanzas”. Además, remarcó que la administración del Intendente Melella “no se endeudó en un solo peso”.

El concejal oficialista puso en relieve la administración económica del Municipio dado que “en medio de la crisis que tiene la economía nacional y provincial, la ciudad goza de muy buena salud con respecto a las finanzas”.

“A pesar de que sabemos que fue un año muy complicado a nivel económico”, recordó que “el municipio no se endeudó ni en un solo peso, todo lo contrario e, inclusive, tuvo algo que es inédito en estos días que es que un organismo público tenga un superávit presupuestario, o sea, entró más plata de la que se gastó, por más de 76 millones de pesos”.

Por lo tanto, afirmó que en virtud de esta situación “vamos a trabajar para ver cómo, a ese superávit, lo invertimos en obra pública”.

En esta línea, Rossi explicó que “algo que también llama muchísimo la atención, porque no sucede habitualmente en una institución pública es que, sin tomar un solo peso de endeudamiento, hay 387 millones de pesos de inversión directa y real en la ciudad, con más de 330 millones de pesos en obra pública y más de 40 millones en maquinaria que ha comprado la ciudad para capitalizar”.

Por otro lado, señaló que “todas las comparaciones son odiosas, pero en este caso son necesarias” por lo que recordó que en la ciudad de Ushuaia “se anunció con bombos y platillos la incorporación de maquinarias a través de un leasing (una figura de préstamos a través de alquileres con opción a compra), significa que la ciudad se está endeudando” por lo cual reflexionó que “las próximas generaciones van a pagar esas maquinarias” e tanto que “ acá en Río Grande vemos que hay una inversión millonaria en obra pública y en la compra de maquinarias para la ciudad sin tomar un solo peso de endeudamiento”.

Asimismo, “se logró mantener un fuerte equilibrio en lo que respecta a gastos de personal, a pesar de ser la institución que mejor pauta salarial logró, y lo bueno es que tener buena salud en lo económico nos va a permitir seguir reinvirtiendo en obras para la ciudad, en cosas que son sumamente necesarias”.

“Este ha sido un año en el que se solucionaron temas urgentes, como planta de agua, recolección de residuos, con lo cual vamos a poder enfocarnos en otras cuestiones que sabemos que van a ayudar a mejorar la calidad de vida de los vecinos” agregó el edil.

También adjudicó la bonanza la decisión de “no por haber subido los impuestos, sino al contrario, porque bajaron los impuestos a las pymes, a las viviendas unifamiliares compradas a través de préstamos hipotecarios y, a partir de ahora, los autos híbridos o ecológicos” comentó Rossi con respecto a las ordenanzas que se lograron desde su espacio político.

Además, recriminó la política fiscal del Gobierno de la provincia dado que “uno ve que tiene que retroceder en algo que nosotros venimos criticando hace dos años, que no se puede seguir subiendo los ingresos brutos, la situación no da para más, y en el marco del pacto fiscal, la provincia y, muy probablemente Ushuaia, van a tener que salir a bajar o retroceder en los aumentos, en Río Grande no lo vamos a tener que hacer porque ya lo hicimos anteriormente”.

Por último, aseveró que “no tuvimos que firmar un pacto fiscal para saber qué está bien y qué está mal, hace más de veinte años la Municipalidad tiene superávit, tiene equilibrio presupuestario y puede invertir sin tener que endeudarse, y esta es una sana costumbre que traemos de muchísimo tiempo que nos permite seguir teniendo una ciudad en la cual se invierte sin tener que apretarles los bolsillos a los contribuyentes”.