Pocos minutos después de que el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, abriera la sesión informativa a la que fueron convocados los laboratorios que firmaron acuerdos -como aquellos que aún están en tratativas- para la provisión de vacunas contra el CORONAVIRUS, el gerente general de Pfizer en Argentina, Nicolás Vaquer, tomó la palabra y explicó por qué la farmacéutica no pudo, todavía, alcanzar un acuerdo con nuestro país.

El directivo indicó que desde el laboratorio “estamos haciendo nuestro máximo esfuerzo para traer la vacuna a la Argentina” y remarcó que Pfizer “no tiene ningún interés en intervenir con los bienes del Estado, lo cual incluye bienes naturales, reservas del Banco Central, activos culturales”.

Sostuvo que “estamos en conversaciones con el Ministerio de Salud y la Secretaría Legal y Técnica. Hay ideas concretas de cómo avanzar. En ningún momento hubo pedido de pagos indebidos o existencias de intermediarios”.

También explicó que “hoy, el marco legal, no es compatible con algunos de los mecanismos contractuales que pide Pfizer. Tienen que ver con la indemnidad y otras cuestiones. Estas conversaciones son llevadas adelante por abogados con ideas concretas. Encontramos el mayor nivel de colaboración del Poder Ejecutivo”.

“La velocidad y escala requerida por todo el mundo trajo aparejado un riesgo inusual y sin precedentes de demandas contra todos los productores de vacunas. Por eso, Pfizer incluye cláusulas de inmunidad y otras cuestiones, dichas cláusulas son consistentes en todo el mundo, inclusive en los 116 países con los que ya firmamos acuerdos”, detalló.

Vaquer expresó que el año pasado hubo un ofrecimiento concreto para avanzar con la entrega de 13.2 millones de dosis de la vacuna de Pfizer, el cual serían entregadas a partir de diciembre de 2020.

“Un millón de dosis se iban a entregar en 2020, 2 millones en el primer trimestre del 2021, 5 millones en el segundo trimestre y el resto en el cuarto trimestre”, precisó.

Por primera vez, un alto directivo del laboratorio se refirió públicamente a los puntos que traban las negociaciones con la farmacéutica para que su vacuna que, hasta ahora demostró ser la más efectiva, llegue a la Argentina.

El Gobierno espera dejar atrás la polémica que se generó en torno a las negociaciones con el laboratorio, en medio de las acusaciones de la oposición por supuestos sobornos pedidos por Ginés González García, cuando éste todavía estaba al frente del Ministerio de Salud, o las supuestas condiciones leoninas que, según indicó Cecilia Moreau, diputada oficialista, habría querido imponer la farmacéutica.