El intendente agradeció las manifestaciones de apoyo luego de las amenazas que recibió el domingo pasado de parte de un ex empleado municipal.

En sus redes sociales, el intendente agradeció también al personal de la comisaría Tercera y al Juzgado de Instrucción.

“Quiero dejar bien claro que como intendente no voy a realizar actos administrativos bajo coerción de ningún tipo. Tampoco permitiré que alguien obtenga algún beneficio personal a través de la tolerancia y menos aún de la violencia”, anotó Pérez en su cuenta de Facebook.

El domingo por la tarde, un hombre identificado como Darío Alderete se acercó al domicilio de Pérez, que en ese momento se encontraba con su hija, y bajo amenazas, le exigió que le devuelva su puesto laboral en el municipio. El hombre tiene antecedentes penales y tenía contrato en el municipio hasta el 31 de diciembre.

“He crecido en Río Grande y conozco muy bien esta ciudad. Estoy seguro que la inmensa mayoría de los vecinos quieren convivir en paz y con respeto. Esperamos que haya sido un hecho aislado que no vuelva a repetirse”, agregó el intendente.