El secretario de Representación Oficial para la Cuestión Malvinas Jorge Argüello, se refirió a la reciente visita del Canciller Jorge Faurie a Londres, y a las últimas provocaciones unilaterales británicas en la zona en disputa.

Desde el 15 al 29 de octubre el Reino Unido está llevando a cabo ejercicios militares en el área de las Islas Malvinas de forma contraria a las Resoluciones de las Naciones Unidas y pese a las protestas argentinas. A más de 12 mil kilómetros de distancia, el Canciller argentino Jorge Faurie mantiene una reunión bilateral con el Canciller británico Jeremy Hunt en Londres “entablando un diálogo sustantivo y constructivo con el Reino Unido” (conforme el sitio oficial de la Cancillería).

La Cancillería informa que en dicha reunión y “manteniendo presente las históricas diferencias sobre la Cuestión de las Islas Malvinas” ambos representantes “coincidieron en seguir trabajando para lograr un entendimiento respecto de vuelos que permitirán una mayor conexión entre el territorio continental y las Islas” de forma tal de seguir cumpliendo con el Acuerdo Foradori-Duncan.

“Resulta incomprensible que el Canciller de la Nación se encuentre en la capital del Estado que, violando lo establecido por la comunidad internacional y de forma contraria a lo pregonado en los últimos tiempos respecto a una nueva relación bilateral, está llevando a cabo ejercicios militares con lanzamiento de misiles en el área en disputa” expresó Argüello.

“Es cuanto menos inaceptable y de una preocupación extrema que en dicha situación, el Canciller de la Nación hable de un “diálogo sustantivo y constructivo con el Reino Unido” y sobre un “entendimiento respecto de vuelos que permitirán una mayor conexión entre el territorio continental y las Islas” afirmó.

A su vez recordó que “desde la puesta en marcha del Acuerdo Foradori-Duncan del 13 de septiembre de 2016, el Reino Unido ha actuado de forma provocativa y contraria al espíritu de acciones positivas con miras a fortalecer la vinculación bilateral en términos de cooperación y diálogo entre ambos países”.

“Con estos antecedentes inmediatos, el comunicado de la Cancillería habla de “históricas diferencias” cuando, conforme a las Naciones Unidas y al derecho internacional, estamos en presencia de una disputa de soberanía por las Islas Malvinas, Georgias del Sur y Sándwich del Sur y los espacios marítimos circundantes”.

El funcionario recordó que en ámbitos diplomáticos “el lenguaje empleado no es inocente. Se enmarca en un claro actuar con el objetivo de disminuir al mínimo el reclamo soberano de nuestro país y de conformidad a lo establecido en el Foradori-Duncan, el cual tampoco menciona la cuestión de la soberanía”.

“El reclamo de soberanía es el elemento esencial que debiera ser primordial y encontrarse presente ante cualquier negociación con el Reino Unido”.

Nuevas provocaciones

Asimismo, cabe recordar entre las últimas provocaciones unilaterales británicas la reciente incorporación de un “escritorio” del ilegítimo gobierno de Islas Malvinas dentro del pabellón británico en la ExpoPrado, la Feria agropecuaria más importante del Uruguay; así como también la realización de un concurso patrocinado por el ilegítimo gobierno de las Islas Malvinas con el objeto “promover el intercambio cultural” entre las islas y el continente por medio de una invitación a estudiantes universitarios de Brasil, Uruguay, Chile y Argentina a viajar a las Islas Malvinas, con todos los gastos cubiertos, y convivir durante una semana con una familia isleña (”¿Por qué me gustaría conocer a mis vecinos de las Islas Falkland? sic”).

Vuelos

Ante esto, se vuelve a poner en la mesa el asunto sobre un segundo vuelo que tendría una escala en la Argentina continental. Una escala, y no un vuelo, en donde aún no está en claro cuál será el aeropuerto de relevancia en territorio continental argentino en el cual tendrá lugar, ni por qué motivo se impidió la participación de aerolíneas de bandera argentina para la prestación del servicio aéreo con las islas ni mucho menos qué beneficios obtiene la Argentina al autorizar una escala y no un vuelo directo entre las Islas Malvinas y el territorio continental argentino.

Faurie en Londres

El canciller Jorge Faurie se reunió ayer con su par británico, Jeremy Hunt, con quien analizó el vínculo bilateral y bregó por seguir “entablando un diálogo sustantivo y constructivo”, al tiempo que coincidieron en “seguir trabajando para lograr un entendimiento respecto de vuelos” entre las Islas Malvinas y el área continental argentina.

En el marco de su gira por Londres, el ministro de Relaciones Exteriores y Culto analizó con el secretario de Estado para Asuntos Extranjeros y del Commonwealth “los temas más relevantes de la amplia agenda bilateral” y resaltaron “la importancia de que ambos países sigan afianzando esta nueva etapa, con avances concretos, de construcción de confianza mutua”.

Uno de los puntos tratados fue la conectividad del archipiélago del Atlántico Sur, ocupado por el Reino Unido desde 1833, con el continente.

“Manteniendo presente las históricas diferencias sobre la Cuestión de las Islas Malvinas, el Gobierno argentino continúa entablando un diálogo sustantivo y constructivo con el Reino Unido y, en ese contexto, ambos cancilleres coincidieron en seguir trabajando para lograr un entendimiento respecto de vuelos que permitirán una mayor conexión entre el territorio continental y las Islas”, informó el Palacio San Martín.

Actualmente, Latam es la única compañía que une al archipiélago con la Argentina continental a través de un vuelo que sale de la ciudad chilena de Punta Arenas y que una vez por mes hace escala en Río Gallegos, provincia de Santa Cruz, antes de aterrizar en la Base Aérea de Monte Agradable, ubicada 40 kilómetros al sudoeste de Puerto Argentino.

Asimismo, en la sede del Foreign & Commonwealth Office, los jefes de las diplomacias argentina y británica “destacaron el trabajo conjunto y los acuerdos alcanzados también entre institutos de investigación y academias, así como del sector privado de ambos países, en variados temas tales como salud pública, innovación industrial y cooperación científico tecnológica”, así como también “subrayaron el desarrollo de la cooperación e investigación conjunta en la Antártida”.

En lo que respecta a temas económicos, ambos funcionarios “apuntaron al enorme potencial para ampliar oportunidades en beneficio recíproco y acordaron fortalecer el trabajo bilateral para lograr mayor cooperación entre gobiernos y sector privado, promoviendo exportaciones y crecimiento de las inversiones en sectores estratégicos como infraestructura, energía, minería, telecomunicaciones y agronegocios”.

Ante ello, Faurie y Hunt consideraron que “han sido fundamentales los encuentros al más alto nivel mantenidos en los últimos tres años entre funcionarios de los dos países”.

También dialogaron sobre la próxima reunión del G20 y de la visita de la primera ministra británica, Theresa May, a Buenos Aires para participar de la Cumbre de Líderes, lo que será la segunda visita de un mandatario del Reino Unido a la Argentina: el único antecedente es de 2001, cuando el laborista Tony Blair estuvo en el distrito misionero de Puerto Iguazú.

En el encuentro también estuvieron presentes el embajador argentino ante el Reino Unido, Carlos Sersale; y el ministro de Estado para Europa y las Américas, Alan Duncan.