Los trabajadores de la firma reclaman por la efectivización de Personal de Planta Discontinua (PPD) y contratados. “Tuvimos paciencia y prudencia en una situación compleja pero necesitamos que la empresa sea responsable”, expresó el cuerpo de delegados.

El personal de la empresa Carrier, que se encuentra al norte de la ciudad de Río Grande, cumplió su segundo día con medidas de fuerza en la planta a partir de una protesta por el pase a planta permanente de trabajadores PPD y contratados.

El reclamo comenzó este martes con 15 minutos de producción paralizada por hora de trabajo, pero no se descarta profundizar las medidas si la firma no manifiesta intenciones de destrabar el conflicto.

“El pedido que estamos realizando nosotros viene desde el año pasado. Tenemos tres compañeros PPD (Personal de Planta Discontinua) y unos 30 compañeros que vienen trabajando desde 2012 con contratos, que queremos que se regularicen. Hay acatamiento al plan de lucha”, explicó Lorenzo Martín, delegado en la planta.

“Este es un reclamo que se genera todos los años. Tuvimos paciencia y prudencia en una situación compleja de la industria pero ahora necesitamos que la empresa sea responsable. Entendemos que la industria viene en alza y el consumo también como en años anteriores”, describió.

Lucas Suárez, otro de los delegados, aseguró que “la empresa hasta el momento no se acercó a dialogar” y “el gremio intervino con un leve avance pero fue insuficiente”.

Cabe recordar que la empresa Carrier se dedica en forma exclusiva a la producción de equipos de aire acondicionado con la posibilidad de extenderse hacia los aires acondicionado de ventana.