La defensa de los hombres acusados de tener en su poder celulares procedente de un delito a sabiendas de ello, aceptó que se deje sin efecto el debate oral y público y que se adopte el mecanismo de omisión de debate propuesto por la fiscalía.

Los celulares estaban entre los elementos sustraídos de la empresa electrónica BHG en un hecho registrado entre febrero y marzo de 2012 y no estaban dentro del mercado comercial pues la empresa los tenía únicamente para prueba.

A una de las personas imputadas, se le atribuye el delito de encubrimiento agravado por haber sido cometido con ánimo de lucro, mientras que las otras dos personas se encuentran en situación de encubrimiento por haber adquirido los teléfonos sabiendo su procedencia.

La omisión del debate oral solo está permitido para delitos cuya pena no superen los tres años de prisión.

Los hechos

Se estima que los días 17 de febrero y 19 de marzo de 2012, sin ejercer fuerza sobre las cosas ni violencia física sobre las personas, los acusado se apoderaron de siete mil quinientas (7500) memorias para teléfonos celulares marca Motorola que se encontraban en el depósito de la empresa electrónica B.G.H. S.A., ubicada en la zona del parque industrial de la ciudad de Río Grande.

Posteriormente, y a partir de la investigación realizada se amplió la denuncia original haciendo saber que también se habían sustraído diversos apartaos telefónicos, así como de computación, elementos de cobre y de aire acondicionado entre otros que se utilizan en la empresa.