Así lo afirmó Andrés Dachary, subsecretario de Innovación y Modernización del municipio de Río Grande cuando analizó las consecuencias del anuncio formulado desde Cancillería Nacional invitando a terceros países a entablar vuelos con las Islas Malvinas.

Las “gestiones conjuntas” que realizaron Argentina y el Reino Unido realizaron ante algunos países limítrofes para operar un vuelo semanal hacia las Islas Malvinas, le daría al Reino Unido “el mayor rédito y el favor que nuestro país le está brindando resolviendo uno de sus complejos problemas logísticos”, dijo Dachary.

Para el funcionario “continuamos avanzando en la línea del Acuerdo Foradori-Duncan, el cual ha sido cuestionado por todos los sectores que defienden la Causa Malvinas y estamos incurriendo en un grave riesgo que es el de dejar sentados precedentes que nos quitarán a futuro la capacidad de negociación y lo que es peor aún de buscar una postura unificada gracias al apoyo de países de la región y del resto del mundo”.

Dachary advirtió que “Malvinas no solamente implica el reclamo soberano sino también la militarización del Atlántico Sur y la proliferación de armas de destrucción masiva. Hace pocos meses volvimos a vivir la provocación británica de la realización de ejercicios misilisticos y fuimos los únicos en accionar internacionalmente en defensa de los derechos de nuestros ciudadanos a vivir en una ciudad de paz. Ningún otro organismo regional o nacional acompaño con el énfasis que esto requería”.

“En la Provincia vemos además como se fomentó y festejó la llegada de cruceros con bandera de colonias inglesas, y todo esto envía mensajes al resto del país y el mundo sobre cuánto importa verdaderamente a algunas la Causa Malvinas, y esta contradicción la pagamos todos, ya que la política, o mejor dicho la “no política” de Tierra del Fuego con Malvinas sirve claramente de fundamento a acciones como la propuesta”, entendió.