El presidente de la Cámara de Turismo de Tierra del Fuego, Marcelo Lietti, celebró el anuncio realizado recientemente por el ministro de Transporte de la Nación, Guillermo Dietrich, que busca potenciar el turismo antártico.

El titular de la cartera nacional había anticipado que el presidente de la Nación, Mauricio Macri, se reuniría con áreas ministeriales para analizar la posibilidad de operar vuelos turísticos desde Ushuaia hacia el Continente Blanco.

Lietti recordó que el proyecto salió del seno de la Cámara de Turismo de Tierra del Fuego y fue presentado tanto al Gobierno fueguino como a los ministerios de Transporte y Turismo de la Nación.

Señaló que el proyecto no sólo salió del seno de la Cámara sino que además “forma parte de un emprendimiento de un empresario local, uniéndose posiblemente a otros empresarios locales de Tierra del Fuego, que trabajan en la actividad turística desde hace mucho tiempo y no sólo está basado en lo turístico sino también en lo logístico y en lo científico”.

“Nosotros tenemos la competencia directa de una empresa chilena que está volando hace más de quince años y ya lo hace con pernocte, inclusive en bases antárticas y desde ahí también se generan salidas de visitas hacia otras bases”, advirtió.

Según expuso Lietti el proyecto no sólo apunta al desarrollo turístico sino también al abastecimiento de todas las bases antárticas, no sólo las argentinas, ubicando a Ushuaia como un polo logístico.

Remarcó que la logística sería “uno de los negocios más importantes que tendría la provincia en materia de ingresos por actividad turística y una de las grandes posibilidades de reconvertir la matriz económica provincial”.

Con respecto a la faz netamente turística, Lietti indicó que el proyecto se planteó para poder desarrollar la base de Petrel, ya que no sólo tiene un puerto sino que además permitiría realizar recambio por vía aérea.

Los turistas podrían ir a través de la vía aérea y regresar por barco o viceversa. “Argentina se ha dejado estar mucho tiempo y hemos permitido que se desarrollen otras bases”, admitió.

El funcionario aclaró que la actividad turística se desarrollaría dentro de los estándares medioambientales establecidos. “Sabemos que ahí hay un gran trabajo de muchas organizaciones y países que trabajan en el cuidado del medio ambiente y en el desarrollo de una actividad turística muy controlada y muy cuidada. El proyecto también contempla esto”, resaltó.

Lietti se mostró expectante y celebró que se comience a hablar dentro del Gabinete nacional sobre este proyecto apuntando que esto también tiene que ver con la soberanía argentina.

Consultado sobre la implementación del proyecto, explicó que tiene varias etapas. La primera consistiría en “hacer una avanzada para ver el estado en que está cada una de las bases”. El funcionario comentó que, de hecho, ya hay un informe al respecto realizado por pilotos especializados que han sobrevolado el área y que además cuenta con el aporte de otros especialistas en la materia.

Lietti subrayó que el proyecto “es muy ambicioso para el desarrollo de la provincia” y que el mismo necesitaría una inversión para mejorar el estado de la pista de aterrizaje en Petrel, como así también la infraestructura en caso de pernocte, no sólo programado sino obligado por el clima.

En torno a la puesta en marcha de los vuelos, Lietti comentó que en proyectos anteriores se planteaba la operatoria a través de un contrato con el Estado, pero en este caso se plantea desde lo comercial.

“Nunca hubo una empresa concreta que planteara: yo tengo una máquina para volar. La primera presentación que le hicimos a la gobernadora sobre este proyecto, fue justamente con esta posibilidad, está el empresario que quiere hacer la inversión, el avión está listo para volar, podemos comenzar”, manifestó.

La conexión vía aérea permitirá que un turista pueda conocer la Antártida en 8 horas. Para realizar la visita vía crucero se necesitan 11 días y muchos turistas no disponen de ese tiempo para hacerlo.

Volviendo al tema de las inversiones requeridas para concretar el proyecto, Lietti señaló que serán “muy importantes” pero subrayó que la ecuación está asociada al valor que tiene la Antártida como destino exótico.

“La Antártida no es barata, ni tiene que serlo”, sostuvo y remarcó que la actividad turística en la zona tiene que ver con un segmento específico y una cantidad de ingresos medidos de acuerdo a un estándar que ya está fijado.

Consultado sobre otros asuntos planteados al Ministro Dietrich, Lietti mencionó la conectividad aérea. “Cuando tuvimos la audiencia pública por las ´low cost´, festejábamos la llegada de más conectividad porque formaba parte de lo social. Tenemos unos 20 vuelos semanales, eso significa que estamos en 80 vuelos mensuales y se iban a sumar 15 más. Esto significaba entre 600 mil y 650 mil butacas al año. Con las ´low cost´ íbamos a tener cerca de 800 mil al año, pero somos 200 mil habitantes y tenemos unos 250 mil turistas que llegan vía aérea. La ecuación nos da que el mayor porcentaje de estos vuelos los utiliza el residente,  esto nos dice que la conectividad aérea es un tema social además de económico”, expresó.

“Sobre esto se llamó la atención al Gobierno Nacional, porque para nosotros es una gran necesidad la conectividad.  Somos super dependientes del transporte aéreo, o vamos en tres horas o vamos en tres días. Tenemos que mostrar las la necesidades que tiene Tierra del Fuego y siempre que tenemos oportunidad charlamos todos estos temas”, concluyó.