Se trata de Jamie Falkland Anderson, quien el 3 de julio de este año obtuvo su documento nacional de identidad argentino y que contó su historia al diario Clarín, buscando que se sapa su situación y se llegue a alguna solución.

El diario de tirada nacional relata que Jamie está en pareja desde 2014 con Linsey Trevaskis. Jamie y Linsey viven hoy juntos en Gales, desde donde denuncian que la hija de la mujer le fue sustraída injustamente por el servicio social de las islas cuando tenía 11 años -hoy tiene 15- y que desde entonces la reclaman sin que nadie los oiga. Ambos pidieron al gobierno argentino que la niña también obtenga su DNI no por sangre de la madre ni del padre -que no es Jamie-, sino por haber nacido en las Malvinas.

Una fuente consular en la sede diplomática en Londres, que conduce el embajador Renato Carlos Sersale, consultada por Clarín les confirmó que, “Anderson tramitó y obtuvo su DNI en el consulado en Londres porque nació en la Argentina y reside en Gales. Los trámites de documentación de la hija de su pareja, que habría nacido en Malvinas, están siendo realizados en la Argentina porque la chica nació y reside en territorio argentino donde el consulado en Londres no tiene competencia”.

Anderson le explicó la matutino que decidió tramitar el DNI argentino porque  estaba  enojado con el gobierno y la sociedad de las islas y asevero que en el archipiélago un “grupo de personas manejan la opinión pública, también la que es contraria a la Argentina”.

“Quiero justicia, la quiero porque mis derechos humanos fueron violados, vulnerados y también la quiero para Lindsey y a su hija. Ellos no escucharon mi verdad. Me dijeron que yo debería haber tenido remordimiento por cosas que no he hecho. La quiero para Lindsey y su hija porque está condenada sin condena. Lo que le hicieron fue una caza de brujas porque ella y yo cuestionamos toda la integridad del sistema de seguridad de las Islas Falkland”, dijo.

El relato de Jamie Falkland Anderson a Clarín

Contó que ha tenido muchos trabajos, fue capataz, empleado de mantenimiento, y que en las islas estuvo el área de exploración petrolera. Que en 2000 fue a vivir al Reino Unido y que se quedó a vivir allí como muchos jóvenes. Que tuvo un primer matrimonio con una mujer que ya tenía sus hijos y que por reprender a una de las hijas tuvo problemas policiales y que ello le generó una causa judicial. Que al momento de tener que comparecer en Gran Bretaña ya estaba en las Malvinas, adonde se reencontró con su ex compañera de colegio, Linsey. Fue en 2014. Desde entonces están juntos. La causa le generó a Anderson problemas en las islas, pero adonde según él comenzó su “pesadilla” y la de su actual pareja, mamá de la nena Skye, a la que le quieren otorgar el DNI argentino.

“Las Falklands son un lugar en el que se perdieron las tradiciones. Hoy hay empleados contratados que están en las islas por dos años, y se quedan sin nuestro historial. Ellos usaron el servicio social de las islas para sacarle su hija a mi mujer (contó que la nena estaría en un hogar para jóvenes). En las Falklands me acusaron de atacar a un oficial de policía, de estrangular a mi mujer, de que tuve un violento historial de violencia doméstica. Todas mentiras. Y puedo probarlo con documentación oficial”, aseguró Anderson a Clarín.