El gremio de la industria electrónica llevó adelante un nuevo congreso de delegados, donde hubo consenso para dar por aprobada la iniciativa tras las asambleas a primera hora de ayer. Este miércoles, el acuerdo salarial quedará rubricado a través de una audiencia con AFARTE.

Por Elias García.- La Unión Obrera Metalúrgica (UOM) Seccional Río Grande dio por aprobado el incremento salarial del 51% escalonado propuesto por AFARTE y este miércoles dejará rubricado de manera oficial el acuerdo, en una nueva audiencia con el sector empresarial.

El congreso de delegados volvió a sesionar en el gimnasio del gremio, ubicado en calle Moyano, de la misma manera en que lo hizo en jornada desdoblada durante el último viernes, aunque en esta oportunidad sí se conoció el veredicto para sentar postura definitiva, a casi una semana de la propuesta formal emitida por el empresariado.

Así, el incremento se aplicará bajo la siguiente metodología: el 31% en julio, el 10% en septiembre, el 5% en octubre y el restante 5% en febrero del año próximo.

Asimismo, el acuerdo incluye otros dos puntos principales: el pase a planta permanente del 50% de los trabajadores precarizados (contratados o Personal de Planta Discontinua) y una suma fija extraordinaria de 10 mil pesos por única vez.

Resultó determinante en la decisión, la asamblea conformada a primera hora en la jornada de ayer, en la empresa BGH, que volvió a mostrar voces divididas. Finalmente, se impuso el voto a favor para avanzar en la propuesta, del mismo modo que en IATEC.

Las dos empresas mencionadas, junto a otras dos firmas, manifestaron la semana pasada continuar hacia un acuerdo superador o bien exigir, al menos, el pago total del aumento en el transcurso de este año, inclusive, con la posibilidad de profundizar las medidas de fuerza. Sin embargo, ese planteo no prosperó y en la jornada de ayer se trabajó con absoluta normalidad en todas las plantas fabriles de la ciudad.

Esos votos a favor terminaron de dar el giro definitivo a la acalorada discusión interna de la UOM, que tuvo desde un primer momento dos posturas enfrentadas entre las fábricas con mayor caudal de trabajadores y las más pequeñas, estas últimas orientadas a firmar cuanto antes el incremento.

En el último grupo se encontraban, por ejemplo, Tecnosur y Digital Fueguina, que se encuentran sin producción y con suspensiones desde diciembre a partir de la venta de la totalidad del Grupo Garbarino (rubricada hace escasas semanas); y un sector correspondiente al Grupo Mirgor que sufrió, en el mes de noviembre pasado, 47 despidos.

La resolución al conflicto lleva calma al interior del gremio que, en los próximos meses, tendrá, con seguridad, participación en la lucha por la prórroga del subrégimen de promoción industrial de Tierra del Fuego, cuyo vencimiento es en 2023.

La extensión del subrégimen, en caso de ser resuelta por debate en el Congreso Nacional o a través de un decreto del presidente Alberto Fernández, es una las demandas principales en torno a la previsibilidad de las empresas a la hora de invertir en la provincia.

También, la UOM tendrá voz en la Comisión del Área Aduanera Especial (CAAE), que concretó su primera reunión del año en los últimos días y se convocará cada 45 días.