Este año se debatirá en la legislatura la reforma política y voto electrónico en la Provincia, debate que comienza en las comisiones 1 y 2, con el análisis de los dos proyectos que fueron presentados en 2016.

El proyecto de Ley, “Democratización de la representación política” busca una herramienta que garantice un mayor piso de legitimidad a las candidaturas surgidas al interior de los partidos políticos, y un aumento de la representatividad para evitar la fragmentación del sistema de partidos y de la oferta electoral, la profundización de la democracia al interior de los partidos así como una mayor equidad y la transparencia del proceso electoral.

Como antecedente, en las pasadas elecciones provinciales, 23 agrupaciones políticas disputaron bancas legislativas provinciales y, 25 y 22 lo hicieron en el ámbito de las legislativas municipales, de la ciudad de Ushuaia y Río Grande respectivamente, “exponiendo así la existencia de una enorme fragmentación de la oferta electoral”, dice el texto del proyecto.

Y más adelante continúa diciendo: “Una democracia fuerte necesita, a nuestro entender, de partidos políticos activos que representen efectivamente a una porción del electorado, esto es, que cuenten con la debida legitimación de un sector de la ciudadanía. De lo contrario, la proliferación de sellos partidarios deviene artificial por lo que resulta necesario desincentivar esta tendencia”.

Por otra parte, el asunto 11/18 invita al debate por la incorporación de “tecnología electrónica en procesos electorales”, que habilitaría su implementación en etapas: emisión del voto, escrutinio de sufragios, transmisión y totalización de resultados electorales.

Se propone un sistema de voto con boleta electrónica por el cual la elección de los candidatos por parte del elector se realiza en forma electrónica y, a la vez, contiene un respaldo en papel que comprueba la elección efectuada y sirve a los fines del recuento público, provisorio y definitivo.

A su vez, impone la obligación, por parte de la autoridad competente, de adoptar las medidas adecuadas que garanticen la accesibilidad para el votante, “confiabilidad del sistema, privacidad e integridad del voto, transparencia, seguridad, eficiencia comprobada y verifícabilidad del mecanismo implementado y fundamentalmente, la obligación de emisión de un respaldo en papel de cada voto emitido por los electores.

El acto deberá ser correctamente custodiado desde su emisión hasta la finalización de todo el proceso electoral, que posibilitará la auditabilidad pública del escrutinio y el efectivo control y fiscalización por parte de las fuerzas políticas y la ciudadanía toda”, versa en los fundamentos de la gobernadora, Dra. Rosana Bertone.

Los Legisladores plantearon que estos temas serían el eje de debate de este año, teniendo en consideración que no se trata de un año político.

 

 

 

Fuente: prensa legislativa