Luego de la visita del ministro del interior Rogelio Frigerio, el intendente Gustavo Melella lamentó que “la gobernadora no haya resaltado que la planta potabilizadora de agua se reactivó gracia a los fondos de la ciudad, porque estaba paralizada por la demora de los fondos de fideicomiso austral”.

Bertone había omitido ese dato frente al ministro, y según el intendente “no dijo que hoy el fideicomiso le debe a la ciudad 60 millones de pesos, que la obra se va a terminar gracias al pago con fondos de la ciudad.”

Melella también cargó contra los integrantes del susodicho Fideicomiso Austral: “Ninguno de los que forman parte de ese fideicomiso dice que la obra se paralizó por esa falta de fondos.”

“Cuando tuvimos la decisión política porque teníamos los recursos de pagar esos 35 millones de pesos para reactivar la obra, la gobernadora no lo dijo”, reclamó Melella, para luego afirmar que el municipio sigue trabajando con el gobierno provincial en términos técnicos, “pero no hay diálogo político institucional.”