La gobernadora Rosana Bertone dijo en una entrevista con Télam, que desde hace 20 años no se lleva a cabo una cumbre internacional en la provincia, ya que la última fue la reunión del Mercosur de 1998 que contó, como figura estelar, con la presencia del fallecido ex presidente sudafricano Nelson Mandela.

 

Aquí la entrevista completa:

Télam: ¿Qué implica para la provincia una reunión de estas características?
Bertone: Primero la reunión del G20 en el país significa mucho para Argentina. Después es clave que una cumbre internacional, donde se discuten normativas globales, haya salido de Buenos Aires. A Tierra del Fuego le ha tocado el encuentro de los sherpas, que son los guías y quienes van a hacer el mensaje final para los presidentes. Son personas influyentes en sus cancillerías, muchas veces de máxima confianza de los líderes mundiales. Que vengan a deliberar aquí, que puedan tomar iniciativas y decisiones desde Ushuaia, nos abre muchas oportunidades.
T: ¿Qué tipo de oportunidades?
B: La provincia tiene su propia agenda internacional que viene llevando adelante en forma conjunta con la Cancillería, con temas puntuales como pueden ser la relación con Chile o el reclamo de soberanía sobre las Islas Malvinas. Pero también tenemos la oportunidad de profundizar los lazos con países que nos interesan.
T: ¿Cuáles por ejemplo?
B: Por ejemplo con Francia, porque tenemos varias inversiones de ese país en la provincia, ya sea en la explotación de hidrocarburos como en la actividad de cruceros.
T: ¿Van a reunirse con funcionarios de esos países como parte de la reunión del G20?
B: Vamos a tener reuniones bilaterales con los países que acepten y con los que tengamos intereses comunes. Queremos mostrar nuestras potencialidades y atraer inversiones para diversificar nuestra matriz productiva, que es uno de los objetivos centrales de nuestra gestión.
T: ¿La provincia va a participar de las reuniones con los sherpas?
B: En algunos debates sí y en otro no. Muchas son reuniones privadas. No son abiertas. yo
T: ¿Qué requerimientos tuvo la provincia para llevar adelante esta cumbre?
B: Uno fundamental fue no desarrollar otras convenciones o actos masivos simultáneos. Tenemos programada la llegada de un encuentro internacional de grandes veleros y la muestra de Tecnópolis, y tuvimos que adecuarnos a esa exigencia.
T: ¿Cuántas personas llegarán a Ushuaia para la cumbre?
B: Unas 150 entre sherpas, delegaciones y el staff del encuentro. Habrá un operativo de seguridad especial coordinado entre fuerzas federales, policía provincial, bomberos, defensa civil y personal del hospital. Eso también fue parte de los requerimientos.
T: ¿Cómo se prepara la ciudad para el acontecimiento?
B: Muy bien. Tenemos un hotel de primer nivel donde se desarrollará toda la actividad protocolar. Estamos terminando obras de remodelación en el aeropuerto y de alumbrado público. Y el municipio finaliza obras de embellecimiento para destacar el paisaje y distintos aspectos urbanos. Queremos mostrarnos y que se lleven de aquí una buena imagen, con nuestras bellezas, con nuestra gastronomía y con nuestras potencialidades económicas.
T: Como gobernadora de ese sector político y como vicepresidente del partido, ¿qué opina de la intervención del PJ?
B: Ya dije que no me gusta la judicialización de la política. Nosotros podíamos tener diferencias con (José Luis) Gioja, que tal vez no representaba el pensamiento de todos los justicialistas. Pero una cosa es tener diferencias y otra es una intervención judicial. Fue algo inesperado porque el partido, a su ritmo, se estaba normalizando. Ahora la situación es más grave que antes.
T: ¿Tuvieron contacto con el interventor?
B: (Luis) Barrionuevo habla de posicionar un candidato a presidente pero la realidad es que los gobernadores no hemos sido convocados. Es más, creo que los gobernadores nos debemos un encuentro propio para fijar una postura conjunta sobre este tema.
T: ¿El PJ tiene chances electorales en 2019?
B: Si construye una alternativa superadora puede tener un desempeño digno y llegar a una segunda vuelta electoral por la presidencia.
T: ¿Su candidato a presidente es Juan Manuel Urtubey?
B: Urtubey es mi amigo. Lo conozco, es un hombre que yose ha preparado mucho y que tiene un enorme potencial. Pero también pueden ser otros, como (Juan) Schiaretti o (Sergio) Uñac. El tema de Urtubey es que, o es candidato a presidente o se va a su casa, porque no tiene reelección y no lo veo siendo senador.
T: ¿Qué característica deber tener ese candidato presidencial que están buscando?
B: Para mí, ante todo, debe tener una visión integral del país. La dificultad que yo veo es que nadie piensa el país, ni los que nos gobiernan ni la oposición. Me refiero a alguien que conozca cada economía regional, cada problemática social. Yo veo un presidente que tiene algunas políticas claras y determinadas, tres o cuatro, pero no veo que tenga una contextualización general de la Argentina. Y lo mismo nos pasa a nosotros en la oposición.
T: ¿Urtubey tiene esa condición?
B: La tiene. Ha sido parlamentario y ha gobernado una provincia muy difícil. Porque Salta es la “la linda” pero tiene muchas dificultades respecto a temas como la pobreza o la desnutrición. Viene de historias tremendas como muchas de las provincias del norte. Hay áreas en las que se avanzó muchísimo. Salta ha crecido, incluso, sin ninguna ayuda del gobierno nacional en época del peronismo. Eso también le ha retrasado su gestión.
T: Usted tuvo un comienzo de gestión con muchos conflictos gremiales. ¿Ahora tiene una provincia con mayor gobernabilidad?
B: Tengo una realidad provincial tan compleja que la gobernabilidad se construye todos los días. Acá no se puede decir que tenés ganada la gobernabilidad. Mi obsesión es ser cada día una mejor gobernadora. No solo para mí sino para dejar una provincia más estabilizada en el futuro. Por eso insisto en que necesitamos cinco años de paz social y cinco años de crecimiento fiscal.
T: Cada vez que se menciona la posibilidad de que Urtubey sea candidato a presidente, su nombre suena como compañera de fórmula. ¿Es una especulación o algo concreto?
B: Mire, obviamente cualquier político tiene aspiraciones. Yo he sido tres veces diputada nacional, he sido senadora, he perdido elecciones que es una forma increíble de acumulación de experiencia, y ahora soy gobernadora. Tengo una actitud muy activa en la reunión con los demás gobernadores y eso ha llevado a que se especule. Pero no me cierro a la vida política únicamente. Hoy trabajo día a día. Lo demás me gustaría que, si surge, sea como consecuencia de un proceso. Por ahora no pienso en eso.