Gustavo Melella, Intendente- Hace 36 años nuestra ciudad escribía una nueva página en su vínculo permanente con Malvinas, la que sellaría para siempre nuestra relación, la que nos enseñaría lo que es que una ciudad viva y sufra una guerra y la que nos permitiría, aunque fuera por un instante, cerrar los ojos e imaginar lo que soportaron nuestros héroes, quienes sin importar de qué otro rincón del país llegaban defendieron el archipiélago de las Islas como quien defiende a su propio hogar.

Pero no fue suficiente ese sacrificio. A su retorno, nuestros Veteranos debieron padecer la indiferencia de su país ahogado en una dictadura agonizante, como así también el desprecio de gran parte de sus connacionales; pero siguieron adelante. Entendieron que Malvinas requería quizás una última batalla y que ésta se libraría con otras armas y en otros territorios.

La Causa Malvinas vive hoy en nuestro país en gran parte gracias a ellos, que nunca bajaron los brazos, que entendieron que una Argentina incompleta no es un país y que su misión con la Patria terminará solo el día que volvamos a ver ondear en el suelo malvinero a nuestra bandera celeste y blanca. Pero para que esto ocurra, MALVINAS debe ser un compromiso colectivo, donde cada uno de nosotros, desde su lugar, tenga siempre presente el reclamo. Nosotros los riograndenses lo sabemos, porque Malvinas está en nuestra identidad, porque Río Grande vive, siente y reclama por Malvinas.

Hoy atravesamos tiempos complejos. Resulta muy difícil entender como ciertas acciones puedan contribuir con nuestra Cláusula Transitoria Primera de la Constitución Nacional que consagra el objetivo permanente e irrenunciable de la soberanía en el archipiélago. Pero a pesar de esto, desde Río Grande jamás bajamos ni bajaremos los brazos y continuaremos gestionando a nivel local, nacional e internacional, planteando acciones concretas que honren el privilegiado lugar en el mundo que habitamos y lo más importante, la memoria de aquellos 649 héroes que dieron su vida por un ideal de país.

Vivamos este 2 de abril con la fuerza de siempre, en familia, todos unidos detrás de esta causa y acompañando a nuestros veteranos, que son la imagen viva del sacrificio y la lucha por nuestra querida tierra.