Desde la Justicia se encuentran investigando una confusa situación vivida por una niña de seis años. En un primer momento se sospechó de un presunto acoso o abuso por parte de un compañero dentro de la escuela. Finalmente habrían surgido elementos que presentaría la sospecha de tratarse de un presunto abuso por parte de un adulto en el ámbito fuera de la institución educativa. Actualmente la causa se encuentra siendo investigada por el Juzgado de Familia y Minoridad.

Una delicada situación se vive por estas horas en los pasillos de Tribunales del ex Campamento YPF. Durante el fin de semana se tomó conocimiento de un presunto acoso sufrido por una niña de unos seis años que asiste a un colegio privado de la ciudad de Río Grande.

Si bien en un principio se hablaba de una situación vivida entre la pequeña y un compañero, esto habría sido el punta pie inicial para ahondar en un posible nuevo hecho de abuso sexual.

Todo comenzó cuando el pasado viernes, desde la propia institución se solicitó la presencia de los padres de la menor, la cual fue retirada del establecimiento por una situación que presuntamente había sufrido dentro de un baño con otro compañero y que ocasionó que comenzara con actitudes extrañas.

A raíz de ello, la menor habría asegurado en un primer momento, haber sido tocada por su compañero con un objeto en sus zonas privadas.

Ante esta situación, los padres inmediatamente se presentaron en los Tribunales a fin de radicar la denuncia correspondiente. En un primer momento y al tratarse de dos menores (presuntos víctima y victimario), tomó intervención el Juzgado de Familia y Minoridad, quienes dispusieron la realización de diversas medidas.

Tras indagar en los hechos, habría surgido un dato por demás revelador, ya que desde la Justicia se sospecha de un presunto abuso sexual en contra de la menor, pero cometido por un adulto fuera del ámbito educativo. Ante ello, se analiza si la situación vivida por la niña en la escuela habría sido el detonador del o de los abusos ya sufridos.

Si bien la causa se encuentra actualmente en el Juzgado de Familia y Minoridad, no se descarta que la misma sea tomada por el Juzgado de Instrucción en el caso de comprobarse que la menor haya sufrido algún tipo de abuso por parte de un adulto.