Con el panorama que atraviesa la ciudad de Río Grande ante los constantes casos de Coronavirus; Fm Master’s en contacto telefónico con el secretario de gobierno del Municipio, Gastón Díaz comentó que “nosotros lo que hemos intentado hacer y venimos ejecutando desde el primer momento es trabajar con responsabilidad, seriedad, con ánimo colaborativo y de cooperación; con la provincia hemos podido trabajar y fortalecer el carácter colaborativo en las últimas semanas por el brote que se ha dado en Río Grande de tantas personas”.

Díaz aseguró que, “incluso, sin recibir ningún otro recurso de otra esfera que no sea estrictamente municipal, hemos podido inyectar más de 150 millones de pesos lo que el Municipio lleva invertido en lo que ha sido la cuestión sanitaria. Situación que está muy vinculado con la posibilidad que se dio en el Concejo Deliberante en el inicio de la crisis sanitaria, donde los concejales declararon la emergencia económica, tributaria y sanitaria lo que posibilitó realice esta inversión”.

En sintonía con lo establecido por el gobierno provincial, las medidas restrictivas para Río Grande –hasta el momento- son hasta el 2 de agosto; en cuanto a las acciones por parte de la Municipalidad; el funcionario municipal estableció que “nosotros veníamos con un sistema que se prorrogó hasta el 2 de agosto; lo que establece el decreto es la eximición de los trabajadores de presentarse a sus puestos de trabajo a menos que sea requerido, pero profundizó o se hizo más estricto esto de no requerir de la asistencia del personal durante esta semana y la semana anterior: Producto del brote que todos conocemos que se dio a conocer el 18 de julio”.

“La idea es poder hacer una evaluación el fin de semana para saber si con este carácter estricto continuaremos la semana que viene o no. Lo que si entiendo es que lo que se debe hacer y que estamos hablando con provincia, es poder definir cuáles son las actividades que requieren o no mayor rigurosidad al exigir el cumplimiento de las medidas de prevención y cuáles son las actividades que, en apariencia, no estarían generando algún tipo de inconveniente”.

Además, indicó que “si no se profundizan las medidas de prevención y no seguimos trabajando en la concientización de las medidas de seguridad que las personas debemos ejecutar va a ser difícil poder controlar el brote”. Manifestó que dicha situación “impacta directamente en la economía porque aquel sector comercial que se vio muy golpeado en la primera etapa de la emergencia sanitaria se pondrá más lento en marcha en la medida en que salgamos de esta coyuntura que hoy tenemos”.

En la ciudad de Río Grande, al momento, tenemos alrededor de 216 casos activos de COVI-19; Díaz afirmó que “si la situación no cambia, claramente tenemos que pensar en la rigurosidad en las medidas, las cuales deben ir acompañadas de políticas que ayuden a los distintos sectores, fundamentalmente al sistema de salud para que no colapse el sistema sanitario”.

“Ese es el camino que tenemos que seguir: Trabajar de manera conjunta, unidos en todo lo que tiene relación con la cuestión sanitaria y aquel brote que se dio el 18 de julio nos ha encontrado trabajando de manera más armónica con la provincia, lo cual es muy saludable para todos los vecinos”; sumó el funcionario municipal.