Así lo dictaminó el Tribunal Constitucional (TC) de Bolivia, pese a que la Constitución boliviana establece que una persona no puede gobernar por más de dos periodos consecutivos, y que Morales perdió un referendo en 2016 en el que intentó anular esa limitación.

En este sentido  el magistrado del TC Macario Cortez explicó en conferencia de prensa, que se decidió “declarar la aplicación preferente” de los “derechos políticos” por encima de los artículos de la Constitución que limitan la cantidad de veces que una persona puede ser reelecta.

De esta forma, el primer presidente indígena de la historia latinoamericana podrá aspirar a un cuarto mandato consecutivo que lo mantendría al frente del país hasta 2025.

Asimismo, el tribunal ha dado el visto bueno a la repostulación del vicepresidente boliviano Álvaro García Linera.

La decisión tuvo eco de diversos países como Estados Unidos, quien a través del Departamento de Estado, expresó al día siguiente del fallo del TC, su preocupación “de declarar inaplicables las provisiones de la Constitución de ese país que prohíben a los cargos electos, incluido el Presidente, servir más de dos mandatos consecutivos”.

Morales no dudó en responder en un acto realizado en la región de Cochabamba el jueves, que volverá a repostularse a la presidencia, afirmando que “frente a esta amenaza del departamento de Estado de Estados Unidos, que me dice que debo renunciar a la candidatura en 2019, yo no estaba tan decidido, ahora estoy decidido, voy a ser candidato en 2019”.

¿Qué tiene que ver Estados Unidos, qué tiene que amenazar, amedrentar?”, cuestionó el Mandatario

A las críticas se sumó además Chile quien a través de canciller chileno, Heraldo Muñoz, catalogó de “sorprendente” la decisión del TC.

Morales, ironizó expresando “qué coincidencia la del Departamento de Estado de EE.UU., la oligarquía chilena y la derecha boliviana contra el pueblo boliviano. Claro, ellos, nuevamente quieren dividirnos, robarnos y saquear nuestros recursos naturales”.