El día posterior a las fiestas de fin de año comienza con un impulso inaudito de querer comenzar a cuidarse y dejar atrás esos momentos donde los excesos fueron los grandes protagonistas. Para aquellos que la fuerza de voluntad va más allá de la apertura de la puerta de la heladera, existen diferentes opciones que pueden llevar adelante.

El reconocido especialista Máximo Ravenna explicó a Infobae que además, el consumo excesivo de alcohol pudo haber aportado “calorías vacías”, lo que significa que se incorporaron calorías pero no nutrientes, “el problema no está en si uno comió el pan dulce que le gustaba o todas las garrapiñadas que quería, sino en tener la capacidad de al otro día frenar. Hay que estar entrenado para que a una persona le disguste más estar gordo que lo que le gusta comer”.

En los días posteriores a los festejos, es necesario poder desintoxicar el organismo: respetar las cuatro comidas diarias y sumar dos colaciones. Todo saludable pero nunca dejar de comer.

Es necesario también acompañar la alimentación con actividad física para que no haya un aumento de peso después de éstos eventos. Por otra parte, el agua es la bebida por excelencia para consumir durante todo el día, pero puede reemplazarse por un cualquier jugo de frutas naturales.

La dieta de los tres días

El doctor Rubén Mühlberger (quien hizo bajar de peso a Moria Casan) sugirió, tras las fiestas, llevar a cabo una rutina que dura sólo 72 horas y que tiene “alimentos esenciales que se deben incluir en las comidas diarias (algunos hasta se repiten en las mismas 24 horas)”. Son el pollo, pescado (salmón y atún preferentemente), huevos, vegetales y frutas. “Se deben tomar casi dos litros de agua por día y evitar por completo el café, los lácteos, las gaseosas, golosinas y el alcohol”, contó Mühlberger.

Los resultados que se esperan al finalizar el tercer día de la dieta están relacionados con la reducción de la hinchazón, redefinir los contornos faciales, afirmar la línea de la mandíbula y aumentar de forma notable la luminosidad cutánea.

Mühlberger explicó que “la proteína debe estar en todas las comidas y, de ser posible, acompañada de una fibra vegetal“. Es importante que la ingesta de alimentos se haga cada tres horas, en donde las frutas permitidas son la frutilla, los arándanos y el melón.

Fuente: Infobae