A partir del mes de abril, la Universidad Nacional de Tierra del Fuego (UNTDF) lanzará las Cátedras Libres sobre la Cuestión Malvinas. La experiencia estará a cargo del periodista y veterano de guerra Daniel Guzmán.

La Universidad Nacional de Tierra del Fuego, en conjunto con los veteranos de guerra, implementarán una Cátedra Libre sobre la Causa Malvinas, lo que será acompañado por un ciclo de charlas abiertas que servirán como disparador para promover e instalar el debate de la Cuestión Malvinas en el ámbito universitario y en la sociedad.

El lanzamiento será los días 9 y 10 de abril y contará con la presencia de Daniel Filmus, ex secretario de Asuntos Relativos a las Islas Malvinas. A su vez, ya se trabaja en la visita de distintos especialistas en el tema durante el resto del año.

El principal promotor de este proyecto, el periodista y veterano de guerra Daniel Guzmán, dialogó con TIEMPO Fueguino sobre los motivos que permitieron este acuerdo y de qué manera se desarrollarán las cátedras.

 

TIEMPO Fueguino: ¿Cómo se llega a este acuerdo con la UNTDF para la implementación de las cátedras libres?

 

Daniel Guzmán: Esto inicia en 2016 cuando se firma el acuerdo Foradori-Duncan en el mes de septiembre. Frente a esto, los veteranos de guerra, impulsados por mí y convocados y acompañados por el diputado Nacional Martín Pérez, asistimos a la Comisión de Relaciones Exteriores y Culto de la Cámara de Diputados, donde estuvimos cinco horas argumentando junto a una serie de especialistas en este tema a nivel nacional nuestro rechazo absoluto sobre el avance de este acuerdo. Cuando nos damos cuenta que esto avanza y no podrá revertirse, decidimos comenzar a trabajar el tema a nivel universitario, con el fin de que las universidades públicas argentinas lo tomen y hagan un abordaje de la Cuestión Malvinas, y se conozca lo que ha sucedido y está sucediendo en los jóvenes y en las próximas generaciones.

Con este escenario en 2017 nos reunimos con el Rector de la UNTDF, Juan José Castelucci y se acordó en una primera etapa la realización de cátedras libres que sean disparadoras en distintas facetas en materia de derecho, en materia económica y en cuestiones antárticas. La segunda etapa implicará la realización de una especialización o posgrado, ya que no contamos con docentes y profesionales especialistas en cuestión Malvinas. Mientras que la tercera etapa constará de la incorporación de una materia común a todas las carreras de grado de la UNTDF para que, de forma transversal, se analicen las distintas situaciones de Malvinas desde lo político, lo geológico, lo ambiental, lo energético, lo militar, de manera conjunta para que los alumnos, a partir de tercer o cuarto año, tengan un conocimiento específico de lo que sucedió en Malvinas.

 

TF: ¿En qué consisten y a qué apuntan las cátedras?

 

DG: Se trata de cátedras motivadoras que, junto con un ciclo de charlas abiertas, funcionarán como un disparador para instalar, desde la Universidad, el debate de la Cuestión Malvinas en la comunidad fueguina y en el sistema Universitario Nacional.

Los días 9 y 10 de abril contaremos con la presencia de Daniel Filmus para comenzar a analizar con él diversos aspectos de Malvinas, mientras que el 7, 8 y 9 de mayo vendrán tres especialistas, dos de ellos miembros de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP), Armando Abruza y Ariel Manzi, y uno de los miembros de la Cancillería, defensor con mucha dedicación y honradez intelectual, Guillermo Rossi, quienes estarán hablando del acuerdo Foradori-Duncan, y de la situación de avance en el Atlántico Sur y Antártida.

Por su parte, la ex Embajadora argentina en el Reino Unido, Alicia Castro, también está interesada en venir y he hablado con docentes de la Cátedra de Derecho Internacional de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC) y también con la Universidad de Río Cuarto.

La idea central es que todos los meses podamos tener a un especialista para trabajar cada tema en profundidad.

 

TF: ¿Es la única universidad que tiene una cátedra específica sobre Malvinas?

 

DG: Hay distintas universidades que abordan la Cuestión Malvinas, como la Universidad Nacional de Lanús, que tiene un observatorio de Malvinas, charlas y seminarios; la Universidad Nacional de Río Cuarto tiene seminarios que hace una vez por año; en la Universidad Nacional de Cuyo también realizan diversos abordajes, pero ninguna de ellas lo hace de la manera en que lo planteamos aquí. Nosotros pretendemos que sea una cuestión continua, que todos los meses venga un especialista para tener disparadores y hacer un trabajo introductorio profundo.

 

TF: ¿Se está trabajando en replicar estas experiencias en otras universidades del país?

 

DG: Así es. En el marco de los 100 años de la Reforma Universitaria nos pareció interesante, ya que va a haber un trabajo de readecuación e incorporación de nuevos objetivos curriculares, incorporar la cuestión Malvinas dentro de los programas de las Universidades Nacionales.

Perseguimos como objetivo que la UNTDF sea el Centro Académico Nacional más importante de la Argentina que reúna todos los trabajos académicos del resto de las universidades y que sea la impulsora de este trabajo. Paralelo a ello, la Universidad pondrá en marcha un Observatorio Universitario de la Cuestión Malvinas para tener mayor capacidad de interpretación profesional y académica de lo que está sucediendo.

Otro de los objetivos que planteamos es volver a recuperar el Observatorio Interuniversitario Patagónico de las cinco Universidades, un proyecto de 2014 que Daniel Filmus firmó con las Universidades Patagónicas (Universidad Nacional de Tierra del Fuego, Universidad Nacional de la Patagonia Austral, de Río Gallegos; Universidad Nacional de la Patagonia, de Chubut; Universidad Nacional del Comahue, de Neuquén y la Universidad Nacional de Río Negro), y que nunca se puso en marcha.

A su vez, hemos motorizado un convenio general entre la Universidad Nacional de Tierra del Fuego y la Universidad Nacional de la Plata para que de manera conjunta se pueda avanzar en temas específicos en la Cuestión Malvinas.

 

TF: ¿Cuál es tu objetivo, a nivel personal, de qué se genere esta transformación educativa?

 

DG: La primera guerra que estamos batiendo es una guerra cultural educativa. Los objetivos a batir son, internamente, que nuestra educación y nuestro proceso cultural sean de origen nacional y latinoamericanista. Debemos recuperar nuestras raíces libertarias en un proceso independentista que todavía no se ha completado, porque mientras tengamos 4.700.000 kilómetros cuadrados usurpados en nuestro territorio nacional y en nuestra provincia, todavía no somos libres.

La primera batalla ganada es tener una educación de alto nivel pero que tenga sentido nacional y que mire estas cosas con máxima seriedad y conocimiento, que no quede solamente en el debate de algunos políticos y de algunos pseudoespecialistas, si no que quede impregnado en la sociedad argentina, y que en las próximas generaciones haya jóvenes Combatientes de Malvinas luchando en los Foros Nacionales, Internacionales, en el Congreso de la Nación, en las universidades y en las calles. Es el mejor legado que podemos dejar y lo que me he puesto como objetivo.