En toda la provincia, el programa de ayuda social Red Sol, dependiente del Ministerio de Desarrollo Social, otorga 5600 subsidios a familias con problemas económicos. 4200 de esas familias pertenecen a la ciudad de Río Grande.

El programa social se dedica al sostenimiento de situaciones sociales durante 6 meses. Luego, desde el Ministerio de Desarrollos Social se evalúa la situación particular de cada familia receptora, y se puede renovar durante otro período.

Si bien hubo familias que han sido dadas de baja en el programa, ya sea porque pudieron mejorar su situación económica o por alguna otra circunstancia, siempre son más las que demandan ayuda social que las que se retiran del beneficio.

En medio de una crisis económica y laboral aguda, las personas marcan prioridades, lo que afecta también la cadena productiva. Si alguien estaba evaluando comenzar con algunos arreglos en sus casas, la crisis le marca otras prioridades con el consecuente recorte de gastos. De esta manera, las personas que se dedicaban a trabajos informales en la construcción o similares, ya no pueden acceder a esas “changas” debido a la falta de ofertas.

“Todos sabemos que es una lucha defender cada puesto de trabajo. También el dar contención a cada familia que se ha quedado sin trabajo. Por eso tenemos este programa, como herramienta de contención”, dijo la ministra de Desarrollo Social, Paula Guiargiulo, por Capicúa TDF.

Ayer, la gobernadora Rosana Bertone anunció un pago extraordinario de navidad de $4000, a cobrar el 20 de diciembre, para los 6.000 beneficiarios del programa Red Sol y PEL. Se trata de una inversión social mayor a los 24 millones de pesos, que será abonada con fondos propios y sin recurrir al endeudamiento con Nación.