El Rompehielos “Almirante Irízar” (RHAI) zarpa hoy de la dársena E del puerto de Buenos Aires hacia la Antártida para abastecer las bases argentinas en ese continente, en su primera misión desde el incendio que casi lo destruye en abril de 2007.

La Campaña Antártica de Verano 2017-2018 (CAV) comenzó formalmente el último lunes 18, cuando el aviso “Estrecho de San Carlos” y el transporte naval “Canal de Beagle” zarparon del puerto de Buenos Aires, y se extenderá hasta principios de abril.

Más de dos mil personas trabajan en la actual campaña para que los buques que participan del operativo puedan trasladar a las  bases argentinas 183 toneladas de víveres, 1.700 metros cúbicos a granel de gasoil antártico, 4.310 tambores de distintos combustibles, 822 tubos de gas y 962 toneladas de cargas generales.

Además, los aviones C-130 de la Fuerza Aérea Argentina tienen la responsabilidad de sostener un puente aéreo con la base Marambio que complemente el traslado de cargas y agilice el despliegue de las nuevas dotaciones y el repliegue del personal que sostuvo la operación de las bases a lo largo de 2017.