Luego de la reunión que el Consejo de la Magistratura mantuvo ayer, emitieron una acordada en la que defienden los actuales “criterios de elección para la designación de magistrados”, rechazando el pedido del movimiento de mujeres de Ushuaia, para que se garantice la perspectiva y la paridad de género en la selección de los dos nuevos jueces del Superior Tribunal de Justicia.

Desde el Movimiento también habían solicitado que el propio Consejo de la Magistratura tenga una integración paritarista, atento a que en la actualidad está constituido sólo por hombres.

Pero el Consejo advirtió ayer que mantendrá los criterios de selección vigentes, como “la conducta ético profesional, conocimientos técnicos, estudios de posgrado, desempeño de docencia universitaria, publicaciones, concurrencia a congresos y conferencias, antigüedad en ejercicio de profesión y desempeño de cargos públicos y judiciales, todos recaudos destinados a acreditar solvencia técnica o idoneidad, sin que se mencione género alguno”.

“La paridad de género en ámbitos de representación política no puede ser trasladable al desempeño de la magistratura, toda vez que la función de los jueces es eminentemente técnica”, agregaron.

Según la acordada del Consejo emitida ayer, “las condiciones de idoneidad no se identifican de manera lineal con un género específico”.