Lo expresó la senadora nacional Eugenia Duré al aprobarse la ratificación del Convenio 190 de la Organización Internacional del Trabajo sobre la eliminación de la violencia y el acoso en el ámbito laboral. “Venimos a dar respuesta a una demanda del movimiento de mujeres de nuestro país en la lucha contra las diversas violencias que sufren las mujeres y diversidades en el mundo del trabajo”.

Duré, durante su exposición, recordó que: “Fue el Presidente que la Nación Alberto Fernández el que anunció el envío de este proyecto del ley el 1ro de marzo durante la Asamblea Legislativa” y analizó: “Esto significa en principio; un avance en la agenda de género, pero además da muestra que contamos con un Gobierno Nacional con perspectiva de género transversal en las políticas públicas que lleva adelante”.

El Convenio 190 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) busca prevenir y erradicar la violencia laboral, contemplando distintas herramientas y obligaciones impuestas al Estado con el fin de controlar su efectivo cumplimiento, habilitar vías recursivas y de reparación, así como de formación y sensibilización en la temática, ya sea en el ámbito privado o público, así como en el sector formal o informal.

Duré, a su vez, destacó que: “Con la aprobación de este Convenio, Argentina será uno de los primeros países a nivel mundial en completar el proceso para que esta herramienta sea un instrumento de protección a las mujeres, las diversidades y también a los hombres en cuanto a sus derechos laborales”.

Entre los lineamientos que contempla este proyecto aprobado por los senadores y senadoras del bloque Frente de Todos, ante la negativa de acompañamiento del interbloque Juntos por el Cambio, establece el reconocimiento al derecho de toda persona a un mundo de trabajo libre de violencia y acoso, incluidos la violencia y acoso por razones de género. A su vez, prevé la incidencia de la violencia doméstica dentro del ámbito laboral.

Por último, la representante en el parlamento por la provincia de Tierra del Fuego sostuvo que: “Es sumamente importante resaltar que este Convenio reconoce el impacto en el ámbito laboral de la violencia doméstica y viene a poner fin al considerar que la violencia es solo algo puertas hacia adentro, o que solo es una cuestión de la mujer”, finalizó.