La Justicia ordenó la realización de un allanamiento sobre una pensión ubicada en calle Piedrabuena al 1100. El mismo fue en el marco del violento asalto a mano armada a un taxista en la madrugada del domingo. Dos jóvenes recientemente arribados a la provincia, fueron detenidos.

En el marco de las investigaciones que se lleva adelante desde la Justicia por el último violento asalto a un taxista ocurrido el pasado domingo, se dispusieron la realización de diversas medidas.  

Así fue que el Juez Raúl Sahade ordenó la realización de un allanamiento sobre una pensión ubicada en calle Piedrabuena al 1100 de la ciudad de Río Grande. Hasta el lugar se hicieron presentes integrantes de la Brigada de Delitos Complejos y Servicios Especiales de la policía.

Al momento de ingresar a la pensión, se procedió a la demora de siete sujetos que se encontraban en el lugar, hasta tanto se realizara una requisa, tanto personal como del domicilio a fin de poder obtener algún tipo de información al respecto. Así fue que dos de los sujetos demorados, quedaron detenidos en calidad de incomunicados y a disposición de la Justicia luego de ser reconocidos a través del sistema de cámaras de vigilancia de la zona, quienes habrían huido tras el asalto al taxista, refugiándose en el interior de la pensión.   

Asimismo, durante el allanamiento se logró el secuestro de elementos que fueron denunciados por la víctima, tales como teléfonos celulares y billetera, las cuales coincidían con las pertenencias sustraídas.

Los dos jóvenes detenidos, quienes fueron identificados como Juan Ignacio Bordenave y Javier Maximiliano Ponce La Rubia habrían arribado a la provincia hace menos de dos meses provenientes de la localidad santacruceña de Río Gallegos, los cuales serían reconocidos en el ámbito delictivo de la vecina provincia.

Finalmente se conoció que este miércoles serán trasladados hacia los Tribunales a fin de ser indagados por el Juez Raúl Sahade. Asimismo, no se descarta la realización de una rueda de reconocimiento con la víctima a fin de avanzar en la investigación.

Cabe recordar que en horas de la madrugada del domingo, dos sujetos abordaron un taxi de la agencia CATARG, interno 114, el cual se encontraba al mando de Omar Ramón Oviedo de 57 años. A los pocos minutos, uno de ellos lo habría tomado del cuello, colocándole un arma blanca, amenazándolo y exigiéndole toda la recaudación.

Así fue que lograron apoderarse de unos 600 pesos en efectivo, la billetera de la víctima, su teléfono celular y las llaves del vehículo. Asimismo, provocaron el corte de los cables de la radio frecuencia, evitando de esta forma que el taxista diera aviso del violento asalto.