Así lo afirmó Rogelio Sager, el secretario general de AOT. “Aducen la importación, la recesión económica y están super estoqueados. Planteamos la continuidad laboral, pero se cerraron y dijeron que no. Ahora van a pagar la indemnización completa”, dijo el gremialista.

Si bien Australtex venía aplicando un periodo de suspensiones, se estimaba que las mismas iban a llegar hasta finales de octubre. Sin embargo se anunció que las mismas se extenderían hasta fin de año y ahora la situación se agrava con los despidos producidos.

Luego de la audiencia con la AOT, Australtex argumentó que “no hay trabajo” y por eso despedirán a 30 empleados a partir del 30 de noviembre. “Hay una realidad en todo el país y los textiles venimos muy castigados”, dijo Sager por Fm Aire Libre.

Y agregó que “la empresa en vez de mejorar empeoró, en seis meses es impresionante como se vino abajo la productividad. La empresa se comprometió a firmar que si en caso de reactivación se va a llamar a los compañeros. Cuando se reactive y tengan un poco de trabajo lo van a llamar.”

A principio de año, la Federación de Industrias Textiles Argentina y Asociación Obrera Textil, advertían que la caída del poder adquisitivo, el aumento de las importaciones y la fuga hacia el consumo externo, ponía en peligro más de medio millón de puestos de trabajo en el sector textil.

“Todas las textiles están con baja producción, es impresionante lo que está pasando, tenemos bajas en todos lado. Fabrisur es la única que aún no hay gente suspendida, están trabajando a un 60 %”, cerró el secretario de la AOT.