El intendente de Río Grande, Gustavo Melella se presentó hoy en los tribunales para notificarse de sus derechos y garantías en la causa por abuso sexual contra tres hombres mayores.

El intendente fue acompañado por su abogado defensor, Francisco Ibarra, quien en declaraciones periodísticas afirmó que el ex chofer de Melella, Hugo Moya, el testigo principal de la querella que declaró ayer, “desconoce a estas personas y sólo las vio en la televisión”, en referencia a los denunciantes Damián Rivas, Mario Lovera y Alfredo Suasnabar.

“Este era el testigo estrella sobre el cual la querella fundó su presentación. Entonces empezamos a tallar otra segunda cuestión”, dijo Ibarra por Fm Aire Libre.

Ibarra relató que la “la segunda opción” empezó a surgir como consecuencia de conversaciones por whatsapp de Moya con una tercera persona, en las que habría reconocido que “todo este circo lo hizo por dinero y por necesidad, porque le prometieron cosas”.

Para Ibarra, “es preocupante y se debe profundizar lo que ha surgido de la declaración de Moya, con el circo mediático que esto significa, porque hay otras intencionalidades detrás de esto”.