En las últimas semanas se encendió la alarma por rebrotes de COVID-19; principalmente en países europeos y la Organización Mundial de la Salud responsabilizó a los “jóvenes que bajan la guardia”.

Sucede que en Canadá la mayoría de los infectados son personas menores de 39 años donde los jóvenes de vacaciones van a los bares u organizan eventos en las playas.

Al respecto, el director general de la Organización Mundial de la Salud, Tedros Adhanom Ghebreyesus advirtió: “No son invencibles”; por lo que advirtió que en plena pandemia los jóvenes deben tomar “las mismas precauciones que el resto de la población para protegerse y proteger a los demás”.

“Parece que los rebrotes, en algunos países y en parte, son causados por jóvenes que bajan la guardia durante el verano en el hemisferio norte”, aseguró el director en conferencia de prensa el jueves. “Los jóvenes pueden contagiarse y pueden morir”, sentenció Ghebreyesus.

Los clubes nocturnos o boliches son “amplificadores de la transmisión del virus”, agregó una de las responsable de la OMS, Maria Van Kerkhove.

Para Tedros, “los jóvenes deberían encabezar el cambio” en las nuevas actitudes sociales provocadas por la pandemia como distancia física, lavado de las manos, uso de la mascarilla cuando la distancia es imposible”.