Así lo expresó el Secretario General de ATE Marcelo Córdoba, tras la reunión que el intendente de Río Grande Gustavo Melella mantuviera con representantes de distintos gremios donde anunció una serie de medidas en favor de los empleados municipales.

El gremialista se refirió al desfinanciamiento al Municipio de Río Grande que provocaría la perdida de 300 millones de pesos con el congelamiento de la unidad fiscal votado por el Concejo Deliberante.

Al respecto dijo que  “se viene anunciando un desfinanciamiento camuflado al municipio, y en realidad hay que defenderlo como ciudadano y como parte del pueblo”.

“Atacar un presupuesto que ya estaba destinado prácticamente de 300 millones es muy importante. No sólo para los trabajadores, que podrían mejorar sus condiciones de trabajo, sino para mejorar la calidad de vida de los ciudadanos”, marcó.

Además indicó que “los presupuestos se arman en todo el país en base a los impuestos” opinando que “si lo concejales hubiesen contemplado esto, junto con el plan económico nacional que vino a deteriorar no solamente la vida de los trabajadores, sino de las instituciones; cómo han quedado los municipios a la deriva, esto profundiza una crisis”, entendió.

“En un marco democrático debería haberse tratado con más criterio porque los impuestos siempre se vuelcan a acciones para mejorar la calidad de vida del pueblo” dijo.

En este sentido, el gremialista entendió que “la clase política deberíamos estar un poco más a la altura de las circunstancias. Nuestra mirada es que la política debe estar al servicio del pueblo y de la gente, y no que después salgan con una cuestión mayor, que sea otro el objetivo. Justo cerca de las elecciones.  No creemos que sea justo”.

Finalmente, dijo que “el presupuesto es un sistema solidario de reparto, el que más tiene pone para ayudar al que menos tiene, y ese es el espíritu que tiene que prevalecer, y no la chicana política”, sentenció.