Para conocer las implicancias en la práctica de estos argumentos Tiempo Fueguino consultó a docentes y alumnos que trabajan la temática.

La publicación del Consejo de Pastores de Ushuaia se titula “No nos mientan más” y pide que no los ofendan ni degraden, tampoco que los tilden de retrógradas ni prehistóricos. Y afirman “solo defender la salud mental de nuestros hijos”.

A continuación explican por qué dicen “con mis hijos no te metas”, sosteniendo que no permitirán que les roben el derecho a educar a sus hijos y que quieren educación sexual sin imposición de “ninguna ideología”. Afirman que los hijos son de los padres, no del Estado; hablan de “ideología de género” y piden educación sexual científica, biológica y – repiten- sin ideología.

Expresan también que no quieren “que se enseñe ideología de género, en ningún ámbito del gobierno incluso en las instituciones educativas; que se le quite el derecho a los padres de educar a sus hijos en cuanto a la moral sexual; que se elimine el ideario institucional, impidiendo que las escuelas públicas de gestión privada enseñen sexualidad en base a sus idearios; ni que se imponga una enseñanza sexual ideológica, basada en conceptos culturales y subjetivos, despojándolos de toda argumentación científica”.

El 4 de octubre de 2006 se sancionó la Ley de Educación Sexual Integral (ESI) que en su primer artículo establece “Todos los educandos tienen derecho a recibir educación sexual integral en los establecimientos educativos públicos, de gestión estatal y privada de las jurisdicciones nacional, provincial, de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y municipal. A los efectos de esta ley, entiéndase como educación sexual integral la que articula aspectos biológicos, psicológicos, sociales, afectivos y éticos”.

Pedir que se dicte sólo desde la biología es un reduccionismo total. No somos cuerpos solamente. Esa era la mirada antigua, amor por un lado y cuerpo por otro, por algo ahora hablamos de integralidad” explicó a Tiempo Fueguino la profesora de construcción de la ciudadanía en el colegio Julio Verne de Ushuaia, María Ramonet.

Y agregó “tradicionalmente las temáticas referidas a sexualidad se abordaban en períodos avanzados de la vida como la pubertad o la adolescencia y se lo hacía solamente desde un enfoque biológico porque el concepto de sexualidad estaba fuertemente unido al de genitalidad, al acto sexual, que esto es lo que ven los padres”.

“Por eso ellos suelen aceptar que se dé en la secundaria y tal vez desde la biología, pero eso es  un posicionamiento caducó porque las ciencias han avanzado, y con el desarrollo de los conocimientos la disciplina y con la definición de los derechos de la infancia y de los adolecentes también fuimos avanzando otras formas de comprender la sexualidad, entonces yo una definición más amplia y más integral” sostuvo Ramonet y precisó “la sexualidad excede ampliamente la noción de genitalidad o de relación sexual, es una de las dimensiones constitutivas de la persona, una de las tantas y abarca el aspecto biológico sí pero también el aspecto psicológico, el social, el afectivo hasta ética misma”.

Con respecto al lema “con mis hijos no te metas”, la docente sostuvo “todo este tema de los papás tiene que ver con una falta total de información, yo sugiero que se metan en el sitio de la ESI donde están todos los materiales y la fundamentación teórica de esta ley nacional que plantea los contenidos de ESI como enseñanza obligatoria”.

“Esos contenidos que forman parte de los lineamientos curriculares están adaptados a las edades de los chicos, es decir, estamos hablando de una educación sexual integral no del acto sexual solamente” agregó Ramonet.

Y precisó “toda la ESI está fundamentada en el respeto por los derechos humanos, uno de los derechos humanos es a no ser discriminado, a que sean respetadas las diferencias en todos los campos, y tenemos el campo de la sexualidad, en realidad cuando enseñamos cuestiones de género lo que tratamos es de evitar el sufrimiento de muchos que no son heterosexuales y que sufren diariamente discriminación, burla o violencia”.

En este sentido sostuvo “si llevamos adelante esta educación desde una mirada integral tenemos que contribuir a hacer de las escuelas espacios en los cuales todas las personas tengan la libertad de poder expresar su condición sexual sin temor a ser discriminados o estigmatizados”.

“Los padres pueden pensar que hablar de homosexualidad puede predisponer a esa orientación sexual, lo que evidencia una falta conocimiento porque la orientación sexual es un proceso complejo donde intervienen muchos factores y no se modifica por hablar del tema” explicó la profesora.

Con respecto al rol del Estado, María Ramonet sostuvo “el Estado asume el compromiso, porque ve necesario el cuidado de las personas y en esto respeta las distintas trayectorias y las edades de los alumnos y alumnas, y la escuela es una institución clave para la transmisión de cultura y educación y la ESI no puede ser una excepción, porque éticamente aborda valores universales como el valor de la vida, el derecho a la intimidad, el cuidado del cuerpo propio y de los demás”.

“El Estado pone como garante a la escuela para el cumplimiento de los derechos de los chicos a obtener una información que sea veraz en temas de sexualidad, y el ejercicio de ese derecho no puede quedar librado al azar de si el chico tiene una familia capaz de educarlo” afirmó la profesora.

Y aseveró “el trabajo que tenemos que hacer es educar a los padres, que se ponen a la defensiva porque tienen una serie de creencias incorporadas y desde el desconocimiento creen resguardar a los chicos”.

Tiempo Fueguino también dialogó con alumnos y alumnas al respecto de lo que piensan sobre la ESI. Aldana de 17 años sostuvo “creo que tiene que enseñarse tanto en nivel secundario como primario, es importante porque nos ayuda a prevenir embarazos no deseados, a saber sobre anticonceptivos y enfermedades de transmisión sexual. En nivel primario también tiene que enseñarse, no de la misma manera que en el secundario, lo aclaro porque muchas personas piensan que no tiene que darse porque puede ser pornográfico, pero no es así”.

Y agregó “lo que se enseña en nivel primario es diferente al del secundario, porque se enseñan las partes del cuerpo con los nombres como son y no con los apodos que se les pone generalmente, y saber si es acosado o no, porque los chicos no suelen saber cuando alguien los acosa y la ESI también sirve para eso”.

“En caso de las secundarios, es una ley que tiene que cumplirse, porque nos enseña muchísimas cosas de primero a sexto año, los chicos tienen que saber cómo protegerse y cómo proteger a los demás, a la persona con la que esté teniendo relaciones” sostuvo Aldana.

Con respecto a la afirmación de que los hijos son de los padres y no del estado, la alumna opinó “es verdad que los hijos son de los padres, pero tienen derechos que el Estado deber hacer cumplir y uno de ellos es la ESI, que es una ley que puede ayudar muchísimo para ahora y el futuro, creo que también tendría que haber jornadas para explicarle a los padres por qué esta bueno que sus hijos tengan educación sexual, para que ellos entiendan que es para ayudar a los chicos”.

Por su parte Joaquin también de 17 años sostuvo “creo que es muy importante recibir ESI, más que nada porque se adquieren conocimientos que uno no tiene y sobre cosas que no tendés a hablar fácilmente porque hay mucha gente que no tiene la capacidad de llegar a información preguntando a familiares por eso que nos lo den en la escuela es perfecto, y además nos ayuda a cerrar un monton de dudas sobre cosas concretas que por ahí buscando en internet no podes pero con un docente frente a frente si”.

Consultado sobre qué opina al respecto de que algunas personas sostienen que la educación sexual no debe brindarse en las escuelas, afirmando que los hijos son de los padres no del Estado, Joaquín expresó “yo creo que deberían entender que hay muchos chicos que por vergüenza o no tener la confianza no se animan a hablar sobre estos temas con los padres, además un docente capacitado está mucho más informado del tema”.