En búsqueda de la efectiva implementación de la Ley Nacional de Salud Mental N° 26.657 de parte de Nación con las provincias, Tierra del Fuego también se prepara para realizar un trabajo coordinado para abordar una atención interdisciplinario.
Por Silvana Minue-Desde Nación se está trabajando con las 24 jurisdicciones en el diseño e implementación de planes de sustitución de los hospitales monovalentes, para que sea una realidad en los próximos cinco años, así pasar de un modelo “hospitalocéntrico”, tutelar y de aislamiento; a otro basado en la atención en hospitales generales y una red integrada de dispositivos intermedios de base comunitaria (casas de medio camino y de convivencia, centros y hospitales de día, talleres, emprendimientos sociolaborales), la autonomía con apoyos y la inclusión social.
En este marco se le consultó al lic. David Di Piero a cargo de la Dirección de Salud Mental y Adiciones sobre la medida y como se implementará a nivel provincial teniendo en cuenta que en Tierra del Fuego no cuenta con lugares de internación intensa como los llamados manicomios. “Es una estructuración que además de lo edilicio e institucional, hay una adecuación de los hospitales monovalentes los llamados neuropsiquiátricos  en instituciones algo más cercano a lo que marca la ley. En lineas generales se busca que se deje de funcionar como una internación cerrada y que empiece en un dispositivo llamados casas de medio camino, enfermería o centro ambulatorio. Esta parte es la más dura de la ley y cuesta cambiar”, informó en TIEMPO FUEGUINO.
“Tierra del Fuego está contemplado con la particularidad que en la provincia no tenemos instituciones monovalentes con lo cual no habría instituciones para adecuar en la región entonces debemos readecuar practicas por ejemplo que no haya psquiatricos no quiere decir que se deriven pacientes fuera de la provincia entonces es un doble perjuicio a lo que dice la ley, termina en un monovalente y fuera de la provincia. En términos generales el espíritu de la ley es que cada paciente con problematicas en salud mental pueda ser atendido en su territorio, con lógica territorial, que no sea internado salvo en situaciones agudas y que no pueda los derechos de cualquier ciudadano”, explicó el funcionario.
En los llamados manicomios “un paciente ingresa y pierde contacto con la familia, no tiene un horizonte de alta médica, a veces se encuentra allí por razones sociales y no por su salud mental, pierde el contacto del entorno social como asi también la oportunidad de trabajar o de estudiar o de realiza algún otto tipo de actividad. Entonces estas instituciones tiene la restricción de derechos y la ley viene a resguardar los derechos en hospitales generales y una salud mental ligada al territorio”, sostuvo el licenciado.
“En el caso fueguino la idea es seguir tratando con Nación, pero hoy se esta poniendo el acento en instituciones monovalentes,algo que en la provincia no hay pero se quiere fomentar e incrementar el trabajo  de Salud Mental en el entorno de la Atención Primaria de la salud para que haya mas presencia y mas insticuiones en el campo del territorio, nuestro trabajo local es fortalecer esos sectores, así hacer un primer abordaje”; precisó.
¿Cómo se aborda un paciente?
“Por definición la salud mental es una problemática que tiene que ver con el sujeto y el medio que lo rodea mientras que el abordaje debe ser interdisciplinario que implica las diferente especialidades como psiquiatría y la psicología que son las más clásicas, después están el trabajador social, el terapista ocupacional, el musico terapéutico, el acompañamiento terapéutico, entonces cada caso es abordado por más de una disciplina”, dijo Di Piero sobre las profesionales que intervienen  en los casos.
También no se trata en los hospitales, “allí se atiende en casos agudos de crisis, pero despues en muchos casos hay un seguimiento , luego abordaje social y sobre todo apuntar a la inclusión social, para que el paciente tenga la mayor autonomia posible para manejarse en el entorno social. en cada inetervencion el objetivo es que retituyasus derechos y el mayor de ellos es la autonomia”, aseveró.
Ley Nacional de Salud Mental 
La Ley Nacional de Salud Mental N° 26.657 constituye un hito en la historia de nuestro país en materia de políticas públicas con perspectiva de Derechos Humanos en el ámbito de la salud mental. Además, define la salud mental como un proceso determinado por componentes históricos, socioeconómicos, culturales, biológicos y psicológicos, cuya preservación y mejoramiento implica una dinámica de construcción social vinculada a la concreción de los derechos humanos y sociales de todas las personas.
La norma supone un cambio de paradigma en concordancia con los tratados internacionales, para pasar de un modelo “hospitalocéntrico”, tutelar y de aislamiento; a otro basado en la atención en hospitales generales y una red integrada de dispositivos intermedios de base comunitaria (casas de medio camino y de convivencia, centros y hospitales de día, talleres, emprendimientos sociolaborales), la autonomía con apoyos y la inclusión social.
La Ley Salud Mental, sancionada en el año 2010 y reglamentada en el año 2013, promueve la sustitución definitiva de los hospitales monovalentes de internación por servicios basados en la comunidad y orientados a la inclusión social de todas las personas. Ese proceso tenía como plazo para su cumplimiento el año 2020 de acuerdo con el Consenso de Panamá de la Organización Panamericana de la Salud – adoptado por nuestro país a través del decreto nacional n° 603/13- pero la falta de avances durante los últimos años impidió cumplir con dicho plazo.