Por la situación que hoy atraviesa la ciudad de Río Grande en materia sanitaria con medidas tomadas e informadas por el Gobierno Provincial luego de una reunión que hubo entre el COE, la Municipalidad de Río Grande y el Gobernador; la secretaria de Salud, María Eugenia Cóccaro explicó que “en la reunión que hemos tenido con la Ministra de Salud durante la mañana de ayer y durante la tarde ya participamos con el COE a nivel provincial con el gobernador Gustavo Melella, el intendente Martín Pérez y yo hemos charlado de la situación que estamos transcurriendo; sabemos que los casos estaban en aumento y que había medidas tomadas en cuanto a las reuniones sociales que, lamentablemente, no podíamos estar totalmente que se cumpla”.

Con lo cual, expresó que “nos hemos puesto de acuerdo en que una de las medidas más urgente que teníamos que tomar era disminuir la circulación de la gente para evitar las reuniones y tratar de cortar la transmisión que estamos teniendo”. La funcionaria municipal declaró que “sabemos que no estamos con transmisión comunitaria eso fue lo que hemos acordado con los distintos epidemiólogos que nos han informado sobre la situación de Río Grande”.

Sin embargo, sostuvo que “entendemos que hay muchos casos, que hay un conglomerado muy grande de gente que se contagió que todavía está transmitiendo esa infección a otras personas; quizás algunos convivientes. Sabemos que hay riesgo en esos convivientes, sobre todo si son mayores de edad o tienen alguna enfermedad preexistente”; analizó.

Por lo tanto, Coccaro estableció que “nos pareció importante que se tome alguna medida más específica, que la gente entienda que necesitamos estar en casa que necesitamos cortar con la circulación, evitar las reuniones y que el gobierno tomar las medidas necesarias para que esto se lleve a cabo”.

En paralelo, dijo que “hemos hablado con la Ministra de Salud para poner a disposición los Centros Municipales de Salud; anoche también hablamos con el doctor Tejedor porque vamos a poner a disposición del Hospital de Río Grande a un especialista que es muy importante para nosotros: El doctor Dotto que es terapista y ellos entienden que es un recurso importante para el Hospital”.

Respecto a los Centros de salud, Cóccaro sostuvo que “vamos a acompañar todo lo que es asistencia primaria que no tenga vinculación con COVID; sabemos que hoy por hoy todos los síntomas compatibles con COVID lo ideal es que puedan ser atendidos en el Hospital porque son ellos quienes están abocados a esta tarea y todos los Centros de Salud Público tendríamos que estar abocados a la atención primaria de urgencia”.

Asimismo, aclaró que “lo que estamos pidiendo a la población es que entienda que, por lo menos por este fin de semana hasta que se evalúen nuevas medidas, no consulten por cuestiones que quizás no tengan demasiada relevancia: El control del niño sano, cuestiones que no tienen que ver con enfermedades sino simplemente con un control de salud; siempre y cuando sea un control que una persona ya tenga un antecedente de estar estable y no tener ninguna enfermedad de base; me parece que esas cosas podemos evitarlas durante algunos días más. Abocarnos a todas las personas que tengan enfermedades crónicas, hipertensión, diabetes, alguna otra enfermedad cardiovascular donde tengamos que hacer algún control para ver su estado de salud y continuar con la vacunación”.

Respecto a la atención para los y las niñas recomendó “evitar el control del niño sano; ir únicamente si tiene síntomas en el momento”. También, “evitar controles odontológicos, ginecológicos; habrá guardias pasivas de ginecología de la parte clínica y odontología. Queremos evitar que la gente concurra a los Centros de Salud si no tiene la necesidad de hacerlo”, cerró Coccaro.