Se trata de la ferretería Domingo Granja, situada en la calle Fagnano, a metros de la calle Alberdi. Los delincuentes hicieron un boquete desde el lateral izquierdo que da una maderera.

La maderera, un predio de muchos años, se encuentra cerrado por una muralla de bloques y con poca circulación de personas debido a la cuarentena obligatoria.

Los delincuentes sustrajeron algunas herramientas de mano, de los que aún no está cuantificado el costo. En el lugar trabaja policía científica.