En un comunicado de la Federación Nacional de Trabajadores Camioneros que conducen Hugo Moyano y su hijo Pablo, convocan a una marcha contra la política económica del gobierno para el próximo 22 de febrero, en un lugar del centro porteño que aún resta definir, pero que en principio sería la 9 de Julio o la propia puerta del ministerio de Trabajo. Resta saber el papel que adoptará la CGT.

“La bronca acumulada de los trabajadores es descomunal”, describe el comunicado y agrega que la marcha es “en defensa del convenio colectivo del sector, la preservación del empleo y mejoras salariales”.

“Este 2018 puede traer peores condiciones para los trabajadores. Necesitamos un plan de lucha independiente de las patronales para enfrentar estas nefastas recetas neoliberales”,  insta la Federación.

La relación de los Moyano con el gobierno se encuentra en su etapa más tensa, luego de que comenzara la ofensiva judicial contra Hugo Moyano, investigado por presunto enriquecimiento ilícito y lavado de dinero por la que se habría producido a través de la compra de propiedades, por parte de empresas pertenecientes al actual presidente del club Independiente, entre otras causas.