Por Fabiana Morúa.- Son personas adultas mayores que tiene más de 60 años y están jubiladas. Antes de la pandemia, ellas y ellos se reunían en dicho espacio para jugar a las cartas, realizar talleres/actividades y conversar con sus pares. No obstante, con la pandemia el Hogar de Día pasó a ser un espacio de salud.

Hay un grupo de adultas mayores que reclaman que les devuelvan el Hogar de Día. Por Fm del Pueblo expresaron: “Para algunos el Hogar de Día es su segundo hogar; para otros es su único hogar, sobre todo hombres que se encuentran solos. Hay muchas carencias, este es un lugar que, por ahí, se juntan para jugar a las cartas”.

“En segundo lugar, la única cancha de bochas, de tierra, que hay en Río Grande es la del Hogar. Después está la de Los Ñires, pero esa es sintética. Era un entretenimiento para todas y todos; las mujeres hemos hecho campeonatos, los hemos ganados, viajamos a Madryn a las olimpiadas y con los Evita”; detallaron.

Fueron consultadas por el porqué de llegar a un espacio como el Hogar de Día: “El único requisito para asistir era tener 65 años en adelante y estar jubilado. En Ushuaia hubo, en un momento, donde se pedía certificado de pobreza y fue vergonzoso. Se intentó hacer también en este hogar, pero no se pudo”.

“Lo que a nosotros nos duele es que nos han usado, un viernes nos dicen que nos preparemos porque el lunes hay que estar en otro edificio. Comprendemos la situación, pero ahora ese espacio está destinado para salud. En marzo del año pasado se nos dijo, como hasta ahora está la pandemia, es un espacio que está preparado para tener 32 camas y no nos negamos porque sería un egoísmo muy grande”.

Situación que, desde marzo de 2020, las abuelas y abuelos que concurrían al Hogar de Día ya no lo pueden hacer debido a la pandemia y porque es un espacio que fue utilizado para montar camas para los casos que se necesiten. Hasta el momento, ninguna adulta mayor ha recibido un llamado o mensaje que les avisen donde se pueden reunir.

Asimismo, quedaron todas sus pertenecías, la de los talleres que realizaban en los espacios, flores que plantaron los abuelos del Hogar.

“Queremos que alguien nos diga ‘Mire señora, nos equivocamos. No piensen que los usamos’. Queremos que nos pidan disculpas, aparte de darnos otro lugar porque nosotros no somos un elemento de cambio”; manifestaron las abuelas del Hogar de Día.

Sobre la situación del otro Hogar de Día, las abuelas explicaron que “hay un depósito porque allí hacen las bolsas con alimentos, lo cual está muy bien y nadie lo critica porque la gente que no tiene medios ha quedado mal; pero el ser humano no vive solo de comida. Más a nuestra edad”.

“No nos dejaron físicamente, ni que pasemos hambre, con los remedios, ahora con lo de la vacuna; pero nos sacaron el Hogar, pero nadie nos dice dónde vamos a ir a parar, somos como 80/90/más de 100 personas que estamos en el aire”; indicaron.

Ellas y ellos buscan que les destinen un lugar donde puedan reunirse, al menos quienes están vacunas, que, “por lo menos, tenga las comodidades que teníamos; nosotros pensamos que, si hay ganas políticas con material liviano con el que se construye; no soy arquitecta, pero veo que levantan edificios en 2 o 3 meses; nos sabemos cuánto vamos a tener con esto de la pandemia, con que sea un lugar grande con baños y una oficina. Eso queda después”.

“No venimos a avasallar nada; nosotras estamos luchando por un derecho que consideramos adquirido con creces. Al Hogar iban adolescentes a tener conversaciones con nosotros, venían a la mañana y se iban al mediodía. Iban los chicos del CAAD. Nosotras íbamos a las escuelas primarias, a los jardines a leer cuentos”; contaron.

Una de las abuelas relató que, cuando se vacunó contra el COVID, se cruzó a Melella y tuvo un diálogo con el Gobernador donde le manifestó que “una, a veces, se siente depresiva sin el Hogar, se encuentra sola porque los chicos trabajar y tienen sus actividades”.

Además, le remarcó que “el estar acompañadas/os todos los días con los abuelos/as es muy importante porque nos unifica, nos identifica y todos trabajamos; quien no quería se quedaba sentado, charlando, recorriendo el espacio”.

La abuela le afirmó al Gobernador que “necesitamos del Hogar y Él me dijo que, una vez que todas las adultas mayores estemos vacunadas vamos a tener nuestro lugar. No sé si será verdad, se habrá olvidado o será su pensamiento a futuro para con nosotras”; concluyeron.