Por Silvana Minué.-
El contexto de pandemia por el COVID-19, cambiaron las reglas de juego, pero no las ganas de reunirse y debatir diferentes temas que atañen a las femineidades en el VI Encuentro Provincial Pluriprovincial de Mujeres, Lesbianas, Travestis, Trans y No binaries en modalidad virtual.
Este año, faltó la “ubicación física”, también los abrazos, los encuentros cara a cara, la tradicional marcha por toda la ciudad cantando a viva voz “Ni una menos”; pero no faltó la urgencia de poner palabra: “La maternidad será deseada o no será. No queremos que niñas víctimas de abuso sexual sean madres en nuestro país. Iglesia y Estado, asunto separado. Clandestinidad nunca más. Ni muertas ni presas por abortar. Es Urgente que el aborto sea ley para que no existan más mujeres criminalizadas por abortos clandestinos”.
Así este 3 de octubre se concretó lo que se gestó pacientemente hace semanas, buscando la herramienta tecnológica más acorde así garantizar las presencias de Mujeres, Lesbianas, Travestis, Trans y No binaries de las tres ciudades. A través de la plataforma meet se dieron cita desde las 10 hs, más de 100 mujeres. Allí se dio la bienvenida a “una experiencia nueva”, luego el sistema organizó los grupos de los 9 talleres para debatir en un espacio de horas diferentes tópicos. Luego a las 17 se leyeron las conclusiones en vivo a través del canal de youtube de la UNTDF que se cedió desde la institución educativa. Cabe agregar que se logró todo de forma prolija, con un enorme esfuerzo de organización teniendo en cuenta que es la primera vez que se realiza un encuentro provincial de forma virtual. Si bien se extrañó la movilización, todas las integrantes igualmente cantaron a viva voz desde sus casas emocionadas por volverse a encontrar.

Los talleres de debate fueron: aborto y anticoncepción, salud pública, trata y explotación sexual, prostitución, política y justicia patriarcal, trabajos, sindicalismos y economías, violencias y abuso, diversidades y géneros y adolescencias e infancias. “La gran asistencia, casi 150 conectadas, da cuenta de las necesidades de las mujeres y disidencias, de poder discutir de estos temas, de concretar una agenda en común, de avanzar en ciertos consensos y esto no puede ser detenido en una pandemia. Fueron enriquecedores las experiencias contadas por las integrantes y estamos muy felices de cómo se dio todo”, dijo una de las coordinadoras del VI Encuentro, Cintia Naranjo a TIEMPO FUEGUINO.

También indicó que “en este marco de cuarentena, las mujeres y disidencias hemos sufrido muchísimos, porque las condiciones sociales, políticas y económicas nos atraviesan desde una perspectiva de género. Por ejemplo, han aumentado las denuncias de violencias de género en cuarentena y no es casualidad, esto resulta de cómo influyen las condiciones entonces sabemos que la pandemia no nos detiene y lo seguiremos poniendo en foco”.
Finalmente, Naranjo remarcó que las conclusiones de cada taller dan cuenta de las necesidades y de las demandas al estado político municipal, provincial, legislativo, judicial y a la sociedad en general porque muchas transformaciones no solo se dan de la mano de política públicas sino de cambios profundos sociales, es necesario implementar una perspectiva de género para construir una sociedad más justa para todas, todes y todos”.

Puntos más importante de los talleres

Se exigió al Estado el derecho por aborto legal, seguro y gratuito. Se celebró la conformación de la Red de Docentes por el Derecho a Decidir en
Tierra del Fuego. Docentes luchando y militando por la aplicación de la Ley 26.150 de Educación Sexual Integral (ESI) en todas las escuelas, por una aplicación no sexista, biologicista ni heterosexista, de manera transversal y laica. A 15 años de haber sido aprobada esta normativa, y que el aborto sea incorporado como contenido curricular en el sistema educativo. Reafirmaron la necesidad de seguir tejiendo las redes feministas que sostienen y expresaron que el aborto debe salir de la clandestinidad pedagogíca.
También se solicitó que se continúe en la tarea de visibilizar y poner en agenda parto humanizado, violencia obstétrica y microviolencias del sistema de salud hacia la mujer.
Es necesario incorporar, instalar y abordar ,las terapias cannábicas en los encuentros para que se legalice el cultivo para uso medicinal y que las madres que cultivan no sean procesadas como delincuentes. Que sea una política de salud pública.
Reclamación al Estado, en todas sus esferas más y mejores políticas públicas que logren incluir a las mujeres y personas trans que se encuentran vinculadas con la prostitución, para que el sistema prostituyente deje de ser una opción.
También se puso palabra sobre  el fuerte avance que hubo en la Legislatura Provincial sobre el proyecto de ampliación del Superior Tribunal de Justicia, que fue aprobada y promulgada, sin la conformación e integración de la paridad de género. Dejando de lado, la oportunidad de establecerse por ley y modificar la construcción patriarcal de hace años, apelando y esperando a que en la nueva conformación haya representación femenina.El movimiento transfeminista ,quiere Paridad en todas las organizaciones, en las listas de las elecciones sindicales, en los órganos de decisión de las asociaciones y organizaciones libres del pueblo (asociaciones simples, asociaciones civiles, cooperativas, vecinales o barriales).
Identificaron en el ámbito estatal las mismas problemáticas que en el privado: las mujeres no acceden a cargos de mayor jerarquía, en ese sentido sostuvieron que es imprescindible que el Estado articule políticas públicas que garanticen la eliminación de los techos de cristal.
Fomentar la correcta implementación y garantizar el cumplimiento de la EDUCACIÓN SEXUAL INTEGRAL, que se vele por el sostenimiento de la LEY Micaela y adhesión de la Ley del Cupo Laboral Travesti Trans en el sector público.

Es neecsario que se tome a los adolescentes, niñas, niños y niñes como sujetos de derecho, ya que, las instituciones se niegan a reconocer y visibilizar la libre identidad y expresión de género. Al poder que ejercen las familias por su bagaje cultural, vulnerando los derechos de las infancias y adolescencias se suma la reproducción de mandatos de género y el ejercicio del poder patriarcal, piramidal e individual que se visualiza en las instituciones.