La representante legal del colegio Julio Verne, Cynthia Cordi fue consultada por la situación de las escuelas privadas, respecto del COVID-19 y las cuotas, así como el aumento que dará el gobierno provincial: “La realidad es que los colegios privados no escapan al contexto nacional. En una situación recesiva donde muchas personas vieron afectados sus ingresos; en una ciudad y en una provincia como la nuestra que tiene una economía muy atada al turismo y al desarrollo industrial que vieron interrumpida sus actividades; claramente hubo repercusiones en el pago de las cuotas de los colegios privados”.

Porque “las familias tuvieron que optar qué cuantas pagar y cuáles no”. Por otro lado, “los colegios privados continuamos brindando actividades desde el primer momento con actividades de calidad, hicimos inversiones para acceder a un software que nos permitiera dar las clases virtuales, capacitaciones para docentes”; explicó Cordi.

Además, ante el contexto de la pandemia: “Los colegios privados retrotrajimos nuestras cuotas al 2019 y suspendimos el cobro de todos los adicionales. De entrada, teníamos entre un 35% y un 40% menos de cuota, dependiendo de la institución. A eso hay que sumarle la morosidad por la situación de público conocimiento”.

Respecto a la morosidad; “en algunos casos es más alta que en otros; los colegios más grandes que tienen, inclusive, cuotas más accesibles se vio más afectado el pago que en otras más pequeñas”. Cordi continuó: “El nivel inicial ha sufrido enormemente porque las familias con niños en salita de 3 años, la cual no es obligatoria, los des-inscribieron directamente. Por otro lado, nosotros tuvimos una recomposición salarial en febrero a la que hicimos frente con cuotas del 2019, a lo cual se le suma el acuerdo de marzo que, nosotros no estamos en desacuerdo con que los docentes perciban salarios cada vez más dignos; el problema es de dónde van a provenir los fondos para pagarlos”.

“Tenemos cuotas del 2019, morosidad, descuentos que tuvimos que aplicar –sobre las cuotas de 2019-. La verdad que en la práctica es imposible; los colegios seguimos pagando alquileres, los servicios que son el resultado de un promedio que han hecho con los edificios cerrados como los tenemos: Seguimos pagando luz, gas, agua, teléfono con promedios anuales”.

Cordi sostuvo que “es bastante complicado, sobre todo, conociendo la noticia por los medios de que la provincia no piensa comenzar con las actividades académicas presenciales hasta después de septiembre, lo cual también aleja las expectativas de volver a las aulas y nos enteramos 3 días antes de pagar los sueldos”.

Aseguró que “no hay mucho plan que podamos elaborar, no podemos salir a buscar un crédito ahora; nos enteramos a último momento, no podemos hacer frente a los aumentos en tiempo y forma, nuestros docentes que trabajan con muchísima dedicación terminan cobrando los aumentos más tarde, todavía a nosotros no nos notificaron formalmente, con un instrumento legal ni tampoco nos explicaron como tenemos que hacer para presentar ante la Dirección de Educación Privada las diferencias salariales. Tampoco nos respondieron a la propuesta que hicimos inicialmente que era si va a aplicar este aumento en el medio de este contexto debería hacerse cargo el 100% del aumento a través de los aportes porque si no es inviable. Las escuelas tampoco accedieron a los ATP nacionales”.