Timerman falleció en medio una persecución político judicial. Estaba procesado por presunto encubrimiento a los iraníes acusados por el atentado a la AMIA, a partir de la firma del Memorando con Irán. Por el avanzado estado de su enfermedad, el excanciller había declarado de manera anticipada desde su casa aunque con complicaciones.

“Además de cáncer tengo otras enfermedades”, había expresado. “Cada vez tengo menos fuerzas y quiero demostrar quién miente y quién dice la verdad”, publicó un día antes en su cuenta de Twitter.

Fue su hermano Javier quien informó sobre lo sucedido a través de sus redes sociales, donde alertó a seguidores y conocidos.

Distintas fueron las repercusiones que se dieron en las redes sociales, donde ex funcionarios y compañeros durante el Gobierno de Cristina Fernández enviaron sus condolencias y expresaron su malestar por el padecimiento de Timerman en los últimos años.

Fuente: El Portal de Noticias