Este mediodía, en la calle Thorne al 900, los dueños de un inmueble procedieron a desalojar a una familia por la fuerza, pero los inquilinos llamaron a otras personas que los ayudaron a resistir.

Los propietarios del inmueble en cuestión denuncian que hace mucho tiempo que no les pagan el alquiler, por lo que decidieron retirar muchas de las pertenencias de una joven pareja de inquilinos que también tiene un hijo menor.

Inmediatamente, los inquilinos llamaron a otras personas, jóvenes todas ellas, que se acercaron al lugar. Uno de ellos portaba un bate de béisbol, otro apareció con un hacha, pero un rato mas tarde se retiró.

En el medio de ambos bandos, la policía intentaba calmar los ánimos.

Ahora, la dueña del inmueble fue al juzgado, para que la justicia determine los pasos a seguir.