Ayer se llevó a cabo la reunión de comisión donde la concejal Miriam Mora explicó el proyecto para producir aceite de cannabis medicinal con la técnica de acuaponía. De la reunión participó el Presidente del Laboratorio del Fin del Mundo, Carlos López.

Según López, “está probado el efecto que tiene (el aceite de cannabis) por ejemplo para las epilepsias, lo que está más demostrado en este sentido es el aceite de cannabis, y la ANMAT utilizó el uso del aceite de cannabis para una paciente que tenía 700 convulsiones diarias, y realmente le mejoró en mucho la calidad de vida, entonces lo que tenemos que hacer es seguir debatiendo, construyendo futuro, nosotros estamos dispuestos a trabajar en conjunto con quien nos convoque”.

“Tenemos que seguir avanzando para ver cómo podemos hacer, y si es posible realizar el aceite esencial de cannabis acá en Tierra del Fuego a escala industrial. En cuanto a la producción nosotros podríamos porque tenemos la infraestructura, el presupuesto, y el personal adecuado como para poder realizarlo, y con un aditamento más podríamos trabajar el tema, pero hay que seguir explorando y trabajando sobre esta temática”, dijo el médico por FM Master´s.

Y agregó que “nosotros estamos como empresa local, como S.A. con participación estatal mayoritaria, donde nuestra búsqueda es explorar distintas posibilidades desde el punto de vista de la producción, pero también damos nuestra como viejo militante de la salud publica local respecto de cual tiene que ser la búsqueda en cuanto a estos pacientes que necesitan el aceite medicinal de cannabis”.

“Primero hay que desconstruir muchos pensamientos, varios mitos que circulan, hoy la marihuana es una droga de uso ilegal de acuerdo a la ley, pero hay muchas drogas y medicamentos de uso legal que generan mucho más adicciones, que están más presentes en la sociedad, y que por el hecho de ser legal, no generan problemas, pero si generan problemas porque nosotros vemos a más de uno que esta en la calle como empastillado, y eso también es como una adicción, por lo cual hay que luchar contra el uso racional de los medicamentos legales”, concluyó el médico.