A casi 70 días de las elecciones de octubre y con la intención de retomar el protagonismo luego de un duro revés electoral en las primarias del domingo pasado, el Gobierno anunció una baja a 0% del Impuesto al Valor Agregado (IVA) a productos de la canasta básica. La medida durará hasta fin de año.

Será para la leche, azúcar, yerba, te, pastas secas, conservas, aceite, yogurt, harina, polenta, huevos y pan rallado.

La medida se impulsará a través de un Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) que se publicará en el Boletín Oficial, según dijo Mauricio Macri en un video grabado. «Es para llevarles alivio a los argentinos», dijo el presidente en su mensaje publicado en redes sociales.

Hoy el Indec informó que la suba de precios de julio fue de 2,2%, lo que mostró una desaceleración de la inflación, que acumuló con 25,1% en lo que va del año. Sin embargo, los analistas privados estiman que la inflación se acelerará en agosto y en septiembre por la brusca suba del dólar. Para fines de año, se prevé un incremento de los precios cercana al 55%.

El aumento de los alimentos, según el organismo estadístico, subieron incluso más que la inflación general en los últimos meses. Las alzas de alimentos llegaron a 58,1%, mientras que el nivel general mostró una variación de 54,4%, según el Indec.

Las dudas que ya deja la medida entre los especialistas es si esa rebaja que se prevé para el IVA se notará finalmente en los precios al consumidor (en las góndolas) o si servirán para que el comerciante mejore su rentabilidad tras meses de una economía en recesión.