Si bien se encuentran en conciliación obligatoria, desde la empresa pretenden la firma de un nuevo acuerdo según el cual el sindicato aceptaría una disminución en los haberes de los nuevos ingresantes, como condición para retrotraer el sueldo básico de los trabajadores actuales, tal como se firmó en 2012.

Según el delegado Javier Álvarez “la posición de la empresa es inflexible. “El problema es que el ministerio de trabajo no se expide para retrotraer el estado de situación, para que nos sentemos en una mesa de negociación real”.

“La condición para retrotraer nuestro básico como lo firmamos en el 2012 es que los nuevos entren solo con el básico de convenio y la zona, que no es el básico que nosotros tenemos, que se había mejorado en su momento, justamente por la problemática que tenemos con la complejidad que tiene realizar agroquímicos”, agregó Álvarez por Fm Aire Libre.

Y afirmó que, desde el sindicato “creemos que es nuestra función darle las mismas condiciones de trabajo para todos por igual. Esto ya lo hemos manifestado en el ministerio de trabajo y no hemos tenido ninguna respuesta”.

El delegado solicitó que “queremos sentarnos en las mismas condiciones que estábamos antes que la empresa arbitrariamente empiece a tomar este tipo de decisiones. La empresa lo que hizo fue retrotraer los despidos que se hicieron por la medida de fuerza que realizamos nosotros, al no tener resultados por lo del básico”.