Argentina lidera el ranking de los países emergentes más vulnerables, según el indicador que elabora la agencia Bloomberg en base a cifras del Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial. De esta forma desplazó al segundo puesto a Turquía. Sudáfrica completa el podio, mientras que Egipto y Colombia se ubican en el cuarto y quinto puesto, respectivamente, sobre un listado de 20 países.

Cinco factores explican el primer puesto de la Argentina en el podio de los países con peores indicadores económico-financieros:

1) Muy elevado ratio de deuda externa de corto plazo sobre el PBI (40,5 por ciento)

2) Desviación de 35,8 puntos porcentuales de inflación por encima de la meta fijada para el primer trimestre de este año (Bloomberg toma como referencia para comparar el 10 por ciento que había anunciado el gobierno cuando todavía seguía el esquema de metas de inflación)

3) Bajo ratio de reservas de cobertura. Tiene sólo 85,9 por ciento, frente, por ejemplo, al 159,9 por ciento de Brasil, el 133 por ciento de Colombia, el 116,1 por ciento de México y el 239,9 por ciento de Perú.

4) Déficit de cuenta corriente de 2 por ciento del PBI. Turquía tiene 0,7 por ciento de superávit, México y Brasil un déficit de 1,7 por ciento y Perú de 1,4 por ciento, pero hay otras naciones en el ranking con peor desempeño que Argentina como Sudáfrica (-3,4 por ciento), Egipto (-2,4), Colombia (-3,9), Indonesia (-2,7) y Chile (-3,2 por ciento)

5) Flojo resultado en el apartado denominado “efectividad del gobierno” (0,16 por ciento contra, por ejemplo, 0,85 de Chile que presenta uno de los mejores indicadores de la región).

En sintonía con el indicador que diseña Bloomberg, el vicepresidente de la agencia Moody’s, Gersan Zurita sostuvo este miércoles a través de un comunicado que “el creciente riesgo de cambio de políticas en Argentina podría representar una amenaza para el acceso a los mercados”. “Esto ejercería una presión significativa sobre la posición de liquidez del Gobierno y aumentaría la posibilidad de una reestructuración de deuda en los próximos dos o tres años”, agregó.