Por Fernando Grava.

El presidente de la Cámara de Comercio de Río Grande, José Luís Iglesias explicó las razones por las cuales se está convocando a los candidatos, a cargos Ejecutivos, a los efectos de plantear la problemática del sector y ver las soluciones que proponen.

“A pedido de los asociados planteamos la posibilidad de que los candidatos que se acercaran a dar a conocer su plataforma política y se impusieran también sobre la situación de nuestro sector. Hicimos las mismas preguntas a todos los candidatos”, dijo.

Señaló que uno de los ejes que se le transmite a los candidatos es la ley de emergencia comercial y la necesidad de empleo en Río Grande” dado que a raíz de “la caída de la actividad fabril que hoy está operando a menos del 50% de la capacidad instalada”, señaló.
En tal sentido indicó que las estimaciones hablan de “alrededor de 300 millones mensuales menos de circulante en la ciudad” como consecuencia de la caída del empleo directos o indirectos en la industria.

Y aseguró que los candidatos, “están interiorizados de esto” y opinó que la situación más compleja es Río Grande y “creo que los requerimientos más urgentes están en nuestra ciudad, por una realidad social que hace a la contención. No va a haber soluciones mágicas pero queríamos hacerles conocer esta circunstancia a los candidatos, para ver qué acciones podrían llevar desde el Concejo, la Intendencia, la Legislatura y la Gobernación”, indicó Iglesias.

Recordó además que “en noviembre junto con Diego Navarro desde CAME presentamos una réplica de lo que se hizo en Santa Cruz y en Chubut, pero primero debía aprobar la ley la Legislatura y luego elevarlo a la AFIP para ver si logramos la adhesión. Estamos en este trámite y todavía no hemos podido darles un respiro a los comerciantes. Esperamos la caducidad de plazos y la caducidad en los juicios”, se esperanzó.

En cuanto a la exposición de la gobernadora Rosana Bertone “teníamos la preocupación de muchos comerciantes por el cúmulo de noticias que se largan de todos lados y el principal planteo a la gobernadora, que vino con el Ministro de Economía, el vicepresidente del Banco y el responsable de la AREF, fue la adecuación de las finanzas provinciales al endeudamiento en dólares que se tomó en su momento”.

Por lo tanto “le preguntamos cuál era el impacto con la devaluación que hubo, para prever en el futuro qué incidencia podía tener en los recursos” y relató que “el contador Labroca dijo que la posibilidad de pago es manejable y están afectadas regalías de hidrocarburos, que andan en el orden del 11%, y es perfectamente manejable. Dijo que se usó una parte muy pequeña del dinero y el resto está en una cuenta especial hasta tanto se apruebe el destino de los fondos, porque a su vez está monitoreado por otro organismo el uso, que puede ser solamente para obra pública”, subrayó.

Del total del endeudamiento, Labroca informó que “se pagaron ya 20 millones de dólares y que había 160 millones de dólares para afectar a distintos proyectos”. Y aseguró que desde la Cámara de Comercio “pedimos la mayor cantidad de obras de infraestructura en la zona norte, porque pensamos que los recursos de las regalías son no renovables y no se pueden disponer para gastos corrientes sino para obras que en un futuro nos aseguren una provincia estable”.
Adelantó que “va a haber una mesa de discusión para ver las prioridades y creemos que la vinculación con la Margen Sur es un tema al que hay que darle particular importancia y también al puerto de Río Grande, además de obras ligadas al desarrollo, como el interconectado. Pedimos particular premura en ejecutar las posibilidades de desarrollo que tenemos en el norte de la provincia con los hidrocarburos”, remarcó.

Crisis nacional

En cuanto a la situación económica general el dirigente mercantil se mostró pesimista con la posibilidad de que la situación mejore en el corto plazo “estamos dependiendo de un plan económico general, pero la realidad no puede mejorar si no mejora el país”, advirtió Iglesias, con la mirada puesta en octubre”.

Aunque aseguró que “Santa Cruz y La Pampa son las primeras provincias que empezaron a repuntar un poco. Las demás están en baja en lo que es mano de obra y en el sector nuestro la mano de obra está directamente relacionada con el consumo”.

Y advirtió que “en toda esta situación, en lo que va de mayo a junio, estamos perdiendo casi un negocio cada tres días, y un empleado por día. Esta caída del empleo viene ya desde el año pasado”.

Y en tal sentido recordó las dificultades y las obligaciones a las que deben hacer frente los empresarios y comerciantes “los que tenemos empleados en relación de dependencia tenemos que pagar el 931, el alquiler, el gas, y la parte tributaria”, recordó.

Y aseguró que “los más afectados son los que tienen negocios formales, abiertos a la calle, incluyendo los gastronómicos. Muchos negocios nuevos cierran a los seis meses, buscan otro y no pueden afrontar el alquiler, se les cae la chequera porque no pudieron pagar a los empleados. Todos los que tienen empleados están en una exposición muy fuerte y es preocupante”.

Y si bien “tenemos líneas de ayuda del banco, aunque tengan una tasa prudente, la facturación es igual al 2016 y los gastos son los del 2019. Evidentemente la rentabilidad desapareció”, sentenció.

Las perspectivas son malas porque ya “hay muchos comercios con tratamiento preventivo de crisis, donde por un lapso de seis meses se paga el 70% del sueldo y una parte de los aportes. Esto plantea la realidad que viene, porque ese comercio está en terapia intensiva. Nuestra zona norte está en terapia intensiva y por eso pedimos la emergencia comercial. Si el negocio cerró, ya no hay más empleados, y a veces esto no se entiende desde la comodidad de los escritorios, desde donde se aplican multas”, cuestionó.

Iglesias señaló que esperan que desde el Gobierno de la provincia “se contemple al sector privado con medidas de incentivo al consumo y menos presión fiscal.

“En Río Grande nos rompieron una pata de la mesa y ahora tenemos que tratar de aguantar entre todos para que no se nos caiga la mesa”, graficó quien además reprochó “falta de claridad sobre los beneficios que tienen los comerciantes, tanto en el municipio como en la provincia. Según Iglesias no está claro al momento de ir a pagar el descuento al que puede acceder y debería haber mejor información.